Doc­tor:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Ne­ce­si­to re­cu­pe­rar a mi se­ño­ra. Me por­té mal du­ran­te años: to­mé co­mo en­fer­mo, la en­ga­ñé y per­dí mi tra­ba­jo. Pe­ro cuan­do ella me cor­tó vol­ví a ser un hom­bre de bien. No to­mé más, as­cen­dí en la pe­ga y aho­ra que quie­ro re­cu­pe­rar­la es­tá con otra per­so­na. Ima­gí­ne­se có­mo me sen­tí, que se me ocu­rrió en­trar con mi lla­ve an­ti­gua al de­par­ta­men­to de ella, que an­tes com­par­tía­mos. Com­pré un ra­mo de flo­res, me per­fu­mé y cuan­do lle­gué al lu­gar, abrí la puer­ta con an­sias de la re­con­quis­ta. Pe­ro la imagen fue te­rri­ble: la vi be­sán­do­se en pe­lo­tas y co­chi­na­men­te con la com­pa­ñe­ra de pe­ga que a mí me re­ga­lo­nea­ba di­cién­do­me en tiem­pos bue­nos el “ma­ri­do ideal’’. Es­toy muer­to. GA­BRIEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.