PA­DRE HI­ZO mi­sa por Fa­ce­book Li­ve

Vi­ca­rio de Qui­llo­ta ala­bó al Pu­len­to por in­ter­net du­ran­te el Cen­so y la ce­re­mo­nia ha te­ni­do más de 3 mil vi­si­tas

La Cuarta - - PAÍS - SE­BAS­TIÁN FON­CEA @la­cuar­ta_­fon­cea

El vi­ca­rio de la pa­rro­quia San Mar­tín de Qui­llo­ta ha he­cho no­ti­cia por ha­cer una mi­sa pa­ra pe­dir por el as­cen­so de San Luis a pri­me­ra di­vi­sión, y por tra­tar de “CTM” a unos ca­bros que el año pa­sa­do pro­fa­na­ron la igle­sia de la Gra­ti­tud Na­cio­nal.

Fe­li­pe Lizama (32) aho­ra vol­vió a los ti­tu­la­res, por­que el miér­co­les reali­zó una ce­re­mo­nia li­túr­gi­ca que trans­mi­tió por Fa­ce­book Li­ve, ya que de­bi­do al Cen­so ese día fue­ron prohi­bi­das las reunio­nes pú­bli­cas, in­clui­das las mi­sas.

“En to­das par­tes pue­de es­tar Je­sús y se sus­pen­dió la mi­sa de las 12.00, y co­mo es­ta­mos en la se­ma­na des­pués de la Pas­cua, las mi­sas son sú­per im­por­tan­tes, es co­mo si fue­ra do­min­go, y se nos pi­de ce­le­brar­las con to­do el co­lor el mun­do”, con­tó.

El sa­cer­do­te ex­pli­có que co­men­tó el he­cho con unos ami­gos y de­ci­dió “ha­cer la mi­sa y pa­sar­la por Fa­ce­book; una mi­sa que pu­die­ra lle­gar a to­dos los que no pu­die­ron lle­gar y pen­san­do tam­bién en los en­fer­mos”.

- ¿Có­mo lo hi­cie­ron?

- Fil­ma­mos con un no­te­book, pu­si­mos mi­cró­fono am­bien­tal y yo me de­di­qué a ha­cer la mi­sa, te­nía a dos ami­gos al la­do y fue co­mo es­tar en mi­sa por­que in­clu­so ha­bía un co­ro y yo sen­tía que la gen­te que es­ta­ba co- nec­ta­da era la fe­li­gre­sía.

- ¿Có­mo fue la aco­gi­da?

- Los chi­qui­llos que es­ta­ban a mi la­do iban vien­do el nú­me­ro de co­nec­ta­dos y de­cían: “Hay 60, hay 70...” y era bo­ni­to por­que en la me­di­da que yo iba re­zan­do la gen­te co­lo­ca­ba sus in­ten­cio­nes, po­nían los nom­bres de sus en­fer­mos y to­da la gen­te po­nía “amén”.

- ¿No se pu­do co­mul­gar? - Co­mu­nión sa­cra­men­tal, no, pe­ro tam­bién te­ne­mos la co­mu­nión es­pi­ri­tual que re­ci­ben las per­so­nas que par­ti­ci­pan a dis­tan­cia, por ejem­plo en las mi­sas que ha­ce el Pa­pa, sin la hos­tia pe­ro con el mis­mo va­lor.

- ¿Ha pen­sa­do ha­cer mi­sas así de for­ma re­gu­lar?

- Me lo he plan­tea­do pen­san­do en la can­ti­dad de gen­te que des­pués me co­men­tó y me dio las gra­cias, y fue una mi­sa nues­tra, a la ma­ne­ra que ce­le­bra­mos los chi­le­nos. La can­ti­dad de gen­te a la que le lle­gó el men­sa­je es in­creí­ble, re­vi­san­do la gen­te que vio la mi­sa vi­mos que aho­ra lle­va más de tres mil re­pro­duc­cio­nes, es una pa­rro­quia vir­tual, es co­mo una ca­te­dral lle­na.

“La can­ti­dad de gen­te a la que le lle­gó el men­sa­je es in­creí­ble, re­vi­san­do vi­mos que la mi­sa aho­ra lle­va más de tres mil re­pro­duc­cio­nes, es una pa­rro­quia vir­tual, una ca­te­dral lle­na”. Fe­li­pe Lizama, vi­ca­rio de Qui­llo­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.