Apa­re­ció to­co ro­ba­do al Matador en por­to­na­zo

Cu­mas aban­do­na­ron el Pors­che Ca­yen­ne, ava­lua­do en 50 pa­los, en una so­li­ta­ria ca­lle de La Pin­ta­na

La Cuarta - - PAÍS - MA­NUEL ARÉ­VA­LO @la­cuar­ta_­ma­nuel

Co­mo si fue­se el gol mar­ca­do a In­gla­te­rra en Wembley, el ‘98, ce­le­bró ayer Marcelo Sa­las, lue­go que apa­re­cie­ra la jo­yi­ta que le cho­rea­ron la ma­dru­ga­da del mar­tes du­ran­te un vio­len­to por­to­na­zo.

El cho­reo ocu­rrió afue­ra del de­par­ta­men­to de Gia­ne­lla Ma­ren­go, cuan­do el go­lea­dor his­tó­ri­co de la Se­lec­ción fue a de­jar a la mo­de­lo­ca a eso de las 3 de la ma­ña­na. Ahí un gru­po de cua­tro ma­lan­dras los in­ti­mi­dó con ar­mas de fue­go pa’ cho­rear­le el Pors­che Ca­yen­ne, vi­ran­do a to­da ve­lo­ci­dad.

La des­apa­ri­ción del to­co du­ró has­ta la ma­ña­na de ayer, ya que un anó­ni­mo ciu­da­dano de a pie ca­chó la má­qui­na en la es­qui­na de las ca­lles El Par­que con Los Olmos, en la co­mu­na de La Pin­ta­na.

“Es­te ciu­da­dano con­sul­tó en la página web de ca­ra­bi­ne­ros si el vehícu­lo te­nía en­car­go por ro­bo. Ahí ve­ri­fi­có la si­tua­ción del au­to­mó­vil por lo que lla­mó a la uni­dad más cer­ca­na”, se­ña­ló a La Cuar­ta el ma­yor Die­go Ro­jas, de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal de Ca­ra­bi­ne­ros.

Por fortuna pa­ra el Matador el to­co no pre­sen­ta­ba da­ños; sin em­bar­go, los po­lis le echa­rán el ojo a las hue­llas di­gi­ta­les que ha­brían de­ja­do los cu­me­jas pa­ra po­der dar con su pa­ra­de­ro.

LO TIE­NEN DE CA­SE­RO

Es­ta no es pri­me­ra vez que el ex fut­bo­lis­ta es víc­ti­ma de de­lin­cuen­cia, ya que en mar­zo del año pa­sa­do un gru­po de ma­lean­tes se le co­ló a su pa­la­ce­te en la co­mu­na de Vi­ta­cu­ra, des­va­li­ján­do­la por com­ple­to y lle­ván­do­se es­pe­cies ava­lua­das en más de 70 mi­llo­nes de pe­sos. En aque­lla opor­tu­ni­dad el re­fe­ren­te azul no es­ta­ba en su ca­sa.

“Tras la apa­ri­ción del vehícu­lo, Marcelo Sa­las se mos­tró agra­de­ci­do con no­so­tros”, agre­gó el ma­yor Ro­jas.

El vio­len­to de­li­to de­jó en­tre­ver otra si­tua­ción en­tre Sa­las y Ma­ren­go (ver página 46), ya que al pa­re­cer am­bos ha­brían re­to­ma­do la re­la­ción amo­ro­sa, lue­go que ter­mi­na­ran ha­ce va­rios me­ses.

El go­lea­dor his­tó­ri­co de la Ro­ja fue in­ti­mi­da­do el mar­tes afue­ra del dep­to de Gia­ne­lla Ma­ren­go, en Vi­ta­cu­ra, don­de los en­ca­ño­na­ron.

Lo tie­nen de ca­se­ro

En mar­zo del año pa­sa­do unos pa­tos ma­los des­ce­rra­ja­ron la ca­sa del fut­bo­lis­ta, pe­lán­do­le 70 mi­llo­nes en es­pe­cies. Nun­ca apa­re­cie­ron. Marcelo agra­de­ció a Ca­ra­bi­ne­ros por ha­ber pi­lla­do su jo­yi­ta, sin em­bar­go no pu­do ir a re­co­ger­lo ayer al SEBV. Agra­de­ci­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.