ava­lan­cha ¿Se vie­ne de de­man­das?

de la di­fun­ta Tras el triun­fo de la fa­mi­lia que Sa­ri­ta Vásquez en Tri­bu­na­les, pa­los por obli­gó a Ca­nal 13 a pa­gar 10 nos los in­sul­tos de Yer­ko Pu­chen­to, Ke­ni­ta asal­tó la du­da: ¿po­drán Lu­li, por el y otras per­so­nas hu­mi­lla­das sen­da personaje to­mar la mis­ma

La Cuarta - - ESP -

4 años en Tri­bu­na­les es­tu­vo dan­do la lu­cha la fa­mi­lia de Sa­ri­ta. En chi­leno... Sa­le ba­ra­to in­sul­tar en es­te país”. Car­men Glo­ria Arro­yo, “La Jue­za”. Es­tá bien que se san­cio­ne al ca­nal, por­que Yer­ko só­lo es un ar­le­quín que re­pi­te un li­bre­to de otro”. Al­do Du­que, le­gu­le­yo.

En­tre to­das las ta­llas que al­gu­na vez ha ti­ra­do el personaje de Da­niel Al­caíno, Yer­ko Pu­chen­to, hay una que mar­có un pre­ce­den­te. El hom­brón, en el 2013, apun­tó con­tra la se­xua­li­dad de la di­fun­ta Sa­ri­ta Vásquez, lo que no le gus­tó na­da a su fa­mi­lia, que me­dian­te una de­man­da de laaar­go alien­to lo­gró mul­tar a Ca­nal 13 con 10 pa­li­tro­ques.

Ca­chan­do to­do es­te mo­te, acu­di­mos a un par de re­co­no­ci­dos abo­ga­dos pa’ sa­ber si es­ta ac­ción le­gal po­dría crear una ava­lan­cha de que­re­llas en con­tra del mo­reno de so­la­rium: los le­gu­le­yos Car­men Glo­ria Arro­yo y Al­do Du­que.

Con res­pec­to a si es­tu­vo bien el char­cha­zo mo­ne­ta­rio, “La Jue­za” de Chi­le­vi­sión fue ca­te­gó­ri­ca. “Es­te no fue un gran castigo, es una in­dem­ni­za­ción bas­tan­te mo­des­ta que, evi­den­te­men­te, no es un castigo im­por­tan­te. En chi­leno, sa­le ba­ra­to in­sul­tar en es­te país”, ana­li­zó.

- ¿De cuán­to de­be­ría ser el castigo mo­ne­ta­rio, a tu pa­re­cer?

- El mon­to de la in­dem­ni­za­ción que­da en­tre­ga­do al cri­te­rio del tri­bu­nal, quien pue­de ba­sar­se en al­gu­nos pa­rá­me­tros co­mo el da­ño pro­du­ci­do y la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca del res­pon­sa­ble. Es­te úl­ti­mo pun­to es im­por­tan­te ana­li­zar. Si efec­ti­va­men­te el mon­to es­ta­ble­ci­do im­pli­ca un gra­va­men, creo que, en es­te ca­so, evi­den­te­men­te no es así. Si e l mon­to fi­ja­do no cons­ti­tu­ye una pe­na, se cum­ple con el ob­je­ti­vo de des­in­cen­ti­var futuras ac­cio­nes de otros su­je­tos que se pu­die­ran sen­tir afec­ta­dos.

Por el la­do de Du­que, el hom­bre del som­bre­ro, “de­bie­ra es­to ser un ejem­plo, por­que no es ha­bi­tual que los Tri­bu­na­les dic­ten es­te ti­po de sen­ten­cia por da­ños a la honra y a la mo­ral, más aún cuan­do la per­so­na ya no es­tá y los que de­man­dan son sus fa­mi­lia­res, pe­ro la ley per­mi­te es­to a los he­re­de­ros del di­fun­to que ha si­do da­ña­do”, ex­pli­có el pro­fe­sio­nal.

Eso sí, am­bos coin­ci­den en que fue­ron po­cos mor­la­cos. Se­gún don Al­do, que se de­di­có a po­ner­le ojo al ca­so, el pa­lo al “13” fue “bas­tan­te tí­mi­do”, co­mo di­ría el “Hua­so” Is­la. “Es­tu­ve vien­do el ex­pe­dien­te y el mon­to es muy in­fe­rior a lo que se es­ta­ba pi­dien­do, pe­ro lo que que­ría la fa­mi­lia era sen­tar un pre­ce­den­te, en­viar un men­sa­je al res­to de las per­so­nas que se sien­ten afec­ta­das por es­tas ru­ti­nas pseu­do hu­mo­rís­ti­cas, que se ha­cen por par­te de Yer­ko Pu­chen­to. Y la ver­dad es que ni si­quie­ra es él, por­que él es el ar­le­quín que re­pi­te los li­bre­tos que es­cri­be otra per­so­na. Por lo tan­to, es­tá bien san­cio­na­do el ca­nal de te­le­vi­sión, por­que ellos se tie­nen que ha­cer res­pon­sa­bles del li­bre­to.

Fi­nal­men­te, Car­men Glo­ria nos lim­pió un tan­to el ca­mino so­bre si, am­pa­ra­dos en el éxi­to re­la­ti­vo de la fa­mi­lia de Sa­ri­ta con­tra Yer­ko, le lle­ga­ría un ven­da­val de de­man­das a “Vér­ti­go”, pe­ro, en su pa­re­cer, es com­pli­ca­do que es­to su­ce­da. “Es di­fí­cil... Per­so­nal­men­te, he eva­lua­do algunas ve­ces pre­sen­tar ac­cio­nes ju­di­cia­les (no con­tra él), pe­ro el trá­mi­te, gas­to eco­nó­mi­co y de tiem­po mu­chas ve­ces es un gran di­sua­si­vo”, ce­rró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.