¡Hé­roe del ca­je­ro se fue de PLR y aho­ra bus­ca pe­ga!

La Cuarta - - CRÓNICA - SE­BAS­TIÁN FONCEA @la­cuar­ta_­fon­cea

Pa­ra evi­tar la clo­na­ción de tar­je­tas Ni­co­lás Je­me­nao subió a in­ter­net dos vi­deos don­de mues­tra co­mo los ladrones ins­ta­lan las cá­ma­ras pa­ra cap­tar el nú­me­ro secreto y los skim­mers co­pia­do­res de có­di­gos.

La ba­rra pop agra­de­ció los con­se­jos del jo­ven de 27 años que tra­ba­ja­ba co­mo téc­ni­co ope­ra­dor de ca­je­ros de la em­pre­sa de se­gu­ri­dad Wag­ner, y sus con­se­jos ya han si­do vis­tos por más de 500 mil per­so­nas.

Lo cuá­ti­co es que el flo­ri­dano sol­te­ro, sin hi­jos, que vi­ve con sus pa­pás, re­ci­bió una mo­nu­men­tal PLR de par­te de su em­plea­dor. “El ge­ren­te de se­gu­ri­dad me di­jo que el vi­deo es­ta­ba bueno, pe­ro que de re­pen­te los ban­cos son quis­qui­llo­sos”, ex­pli­có el Ni­co, dan­do a en­ten­der que se­gún su je­fe a las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras les po­día mo­les­tar que die­ran a co­no­cer la fra­gi­li­dad de sus ca­je­ros.

“Pe­ro no me echa­ron al­ti­ro, me tu­vie­ron cua­tro días cas­ti­ga­do en el ca­sino de la em­pre­sa vien­do te­le to­do el día, apar­ta­do de mis fun­cio­nes. Ja­más pen­sé que me echa­rían por co­me­ter nin­gu­na fal­ta, por eso ini­cia­ré ac­cio­nes le­ga­les”, di­jo.

Des­de La Di­rec­ción del Tra­ba­jo nos in­for­ma­ron que al Ni­co lo des­pi­die­ron “por ne­ce­si­da­des de la em­pre­sa”, y que él ha­bía pues­to una de­nun­cia por “des­pi­do in­jus­ti­fi­ca­do”, mien­tras tan­to Wag­ner no qui­so re­fe­rir­se al asun­to.

El jo­ven lle­va­ba cua­tro me­ses en la em­pre­sa y es­tá ur­gi­do por sus deudas, tan­to así que ga­na­ba 550 lu­cas al mes y en créditos se le iban 480.

“An­tes tra­ba­jé en mi­ne­ría en Co­llahua­si, La Es­con­di­da y El Abra. Ahí ga­na­ba pla­ta, y cuan­do ga­na­ba más, gas­ta­ba más, por eso me en­deu­dé. Era maes­tro ayu­dan­te en una co­rrea trans­por­ta­do­ra de mi­ne­ra­les, te­nía tur­nos de 7x7 y ga­na­ba $800 mil”, con­tó.

Si us­ted se con­mo­vió con la his­to­ria de Je­me­nao y tie­ne al­gu­na bue­na pe­ga pa­ra él, de­be sa­ber que nos di­jo que tie­ne mu­chas ga­nas de vol­ver al mun­do la­bo­ral: “Soy bien adap­ta­ble, soy so­cia­ble y nun­ca he te­ni­do pro­ble­mas con al­guien”, se flo­reó.

- ¿Có­mo ha si­do la gen­te con­ti­go en es­te tran­ce?

- Muy ca­ri­ño­sa, me han lla­ma­do y me in­vi­ta­ron de la te­le. Yo te­nía un po­co de te­mor a re­pre­sa­lias de los pa­tos ma­los, pe­ro pen­san­do fría­men­te los delincuentes no me pue­den ha­cer mu­cho por­que ya no per­te­nez­co a la em­pre­sa de se­gu­ri­dad. Me di­je­ron que has­ta Ca­ra­bi­ne­ros ha­bía ce­le­bra­do mi vi­deo.

- ¿Qué te mo­ti­vó a gra­bar los con­se­jos?

- Ten­go fa­mi­lia y ami­gos que leS han clo­na­do suS tar­je­taS y cuan­do yo iba ha­cer man­ten­ción la gen­te se acer­ca­ba a mí y me de­cía que le ha­bían ro­ba­do la pla­ta y si po­día ha­cer al­go pa­ra ayu­dar­los. Sien­to que hi­ce las co­sas bien, es­toy con la con­cien­cia tran­qui­la, no hi­ce na­da ma­lo.

Me tu­vie­ron 4 días cas­ti­ga­do en el ca­sino de la em­pre­sa vien­do te­le”. Sien­to que hi­ce las co­sas bien, es­toy con la con­cien­cia tran­qui­la, no hi­ce na­da ma­lo”. Nues­tro pa­la­dín de la jus­ti­cia sin ca­pa nos con­tó que es­tá sú­per en­ca­li­lla­do por­que ca­da mes de­be pa­gar 480 lu­cas de créditos, por eso tie­ne cual­quier ga­nas de vol­ver a tra­ba­jar.

AR­CHI­VO/GRUPOCOPESA

Ni­co­lás en­tre­gó úti­les Gran­des da­tos con­se­jos pa­ra que las modificados por los clo­na­do­res. per­so­nas de­tec­ten los ca­je­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.