Que­dó a pa­ta por cul­pa de la Pa­cha­ma­ma

Río de ba­rro y pie­dras le de­jó el to­co co­mo acor­deón a ve­cino del Ca­jón del Mai­po

La Cuarta - - PAÍS - MA­NUEL ARÉ­VA­LO @la­cuar­ta_­ma­nuel

El sue­ño de to­da la vi­da de don Luis Ara­ya (63) era te­ner un au­ti­to, y tras jun­tar los pa­los que ne­ce­si­ta­ba se lo com­pró el año 2015.

Era un Nis­san Tii­da ce­ro ki­ló­me­tros con el que se pe­gó va­rios pi­ques por Chi­li­to, y en es­tos tres años le sa­có tro­te con 50 mil ki­ló­me­tros. Sin em­bar­go, su jo­yi­ta pa­só a me­jor vi­da en co­sa de se­gun­dos la tar­de del jue­ves, cuan­do un alud de ba­rro y pie­dras que ba­jó por el es­te­ro San Jo­sé, se lo de­jó co­mo acor­deón en pleno Ca­jón del Mai­po. ¿Y lo peor? No te­nía se­gu­ro.

“Es­ta­ba al­mor­zan­do con mi se­ño­ra cuan­do sen­ti­mos un rui­do en­sor­de­ce­dor. El au­to lo de­ja­mos es­ta­cio­na­do unos 50 me­tros arri­ba, y cuan­do lo vi­mos ve­nía jun­to a la co­rrien­te. Es pe­no­so lo que nos pa­só, fue co­sa de se­gun­dos”, con­tó Luis a La Cuar­ta, mien­tras el río que se for­mó se­guía co­rrien­do a tra­vés de la pro­pie­dad.

NA­DA SE SAL­VÓ

El hom­brón, que lle­va 9 años po­nien­do el hom­bro en el lu­gar, no tu­vo tiem­po de reac­cio­nar en las ca­ba­ñas que ad­mi­nis­tra del sin­di­ca­to de Ban­coEs­ta­do. Las pe­sa­das ro­cas arra­sa­ron con to­do lo que ha­bía en su camino, atra­ve­san­do un sa­lón y unos ca­ma­ri­nes. In­clu­so la pis­ci­na de más de dos me­tros de pro­fun­di­dad que­dó ta­pa­da en ro­cas y lo­do.

“No que­da más que re­sig­nar­se. Yo usa­ba el au­to pa­ra mo­ver­me en la co­mu­na, pa­ra ir a com­prar, ya que las dis­tan­cias acá son muy gran­des. Era un ob­je­to de pri­me­ra ne­ce­si­dad pa­ra mí”, se­ña­ló Ara­ya con un nu­do en la gar­gan­ta.

Ma­qui­na­ría de vialidad y de la mu­ni de San Jo­sé de Mai­po tra­ba­ja­ban has­ta tar­de pa­ra en­cau­zar el es­te­ro, que has­ta an­tes de la tra­ge­dia te­nía po­co más de 2 me­tros de an­cho.

“Es­pe­re­mos que es­to se arre­gle lue­go, ya que en ve­rano el lu­gar se lle­na de fa­mi­lias y ni­ños y aho­ra no ten­drán dón­de ca­pear el ca­lor”, agre­gó Lu­chi­to.

Del­ga­du­cho es­te­ro se trans­for­mó en mar en co­sa de mi­nu­tos, arra­san­do con to­do lo que se le cru­zó. Ara­ya com­pró su au­ti­to con los aho­rros de to­da su vi­da y per­dió feo.

Gran­des dis­tan­cias Lu­chi­to usa­ba el au­to pa­ra ir a com­prar en es­ta co­mu­na don­de las dis­tan­cias son bien lar­gas. Aho­ra ten­drá que ha­cer de­do o mo­ver las pa­tu­le­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.