Ch­ri­sWal­ton

La Cuarta - - PAÍS - RI­CAR­DO MAN­ZUR @la­cuar­ta_­man­zur

Fa­mo­sas mun­dial­men­te co­mo las ra­nas pe­lu­das, son una es­pe­cie de Áfri­ca orien­tal que tie­nen una gra­cia ma­ra­vi­llo­sa: rom­pen sus hue­sos y em­pu­jan a tra­vés de sus de­dos de los pies pa­ra ha­cer ga­rras. Sí, co­mo Wol­ve­ri­ne. Y ojo, que no tie­nen pe­los, sino que lin­do “ador­nos” en su cuer­po.

Es con­si­de­ra­do el más pro­lí­fi­co ase­sino se­rial del mun­do.

En­tre 1790 y 1830 mató a 931 per­so­nas. Se tra­ta del in­fa­me Thug

Beh­ram, lí­der de la pri­me­ra ma­fia del mun­do que ope­ró en In­dia des­de la Edad Me­dia has­ta co­mien­zos del si­glo XIX.

Jun­to a otros 25 thugs, con­se­guía ha­cer fal­sas amis­ta­des con los pe­re­gri­nos has­ta ga­nar­se su con­fian­za. Cuan­do los via­jan­tes per­mi­tían a los la­dron­zue­los unír­se­les en su tra­ve­sía, el gru­po de thugs los ma­ta­ba tras des­va­li­jar­los. Su mé­to­do pa­ra dar­les muer­te era la es­tran­gu­la­ción con un pa­ñue­lo ce­re­mo­nial lla­ma­do ru­mal. Los thugs es­con­dían los ca­dá­ve­res en­te­rrán­do­los o los arro­ja­ban den­tro de po­zos.

Ba­jo do­mi­na­ción bri­tá­ni­ca, la fa­ma de es­te gru­po sir­vió pa­ra dar ori­gen al tér­mino in­glés “thug, re­fe­ri­do a la­drón, ase­sino o es­ta­fa­dor.

En las fi­las de es­te te­mi­do pi­ño ase­sino se en­con­tra­ban hin­dúes que trans­mi­tían su mo­dus ope­ran­di de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción y la je­fa­tu­ra del mis­mo, a tra­vés de le­ga­do. De he­cho, el ase­si­na­to premeditado pa­ra be­ne­fi­ciar­se fue un de­ber re­li­gio­so pa­ra ellos y se le con­si­de­ra­ba una sa­gra­da y ho­no­ra­ble pro­fe­sión, en la que la mo­ral no en­tra­ba en jue­go.

tie­neel­ré­cord­mun­dial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.