Mi ami­go:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Eso de an­dar evi­tan­do des­ta­par la olla en una co­sa tan pen­ca es de mie­do­so. Es­tá afec­ta­do us­ted, su pa­pá es un ca­brón y su ma­dre una mu­jer que ne­ce­si­ta de la ver­dad. De la ni­ña no voy a ha­blar, pe­ro suel­ta es po­co lo que voy a de­cir. El di­bu­jo de lo que su­ce­de es as­que­ro­so, pe­ro me tin­ca que su tai­ta ve­nía ju­gan­do con la mu­ñe­ca de an­tes, pues no veo que jus­to des­pués de pi­llar­los en el li­ving vino una lar­ga con­ver­sa pa­ra des­pués aga­rrar co­mo no­vios en un au­to. ¿Sos­pe­cho­sa la guá? Sin em­bar­go, lo úni­co que arre­gla­rá to­do acá se­rá la ver­dad. Se­gu­ra­men­te es­to ter­mi­na­rá con su ma­mi­ta des­tro­za­da, us­ted pa­ra el loly, su tai­ta arro­di­lla­do y la jo­ven­ci­ta des­apa­re­cien­do del ma­pa. Pe­ro es me­jor que pa­se ello a con­ti­nuar el jue­go del ban­di­do. En­cá­re­lo al vie­jo y tí­re­le to­da la car­ne a la pa­rri­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.