Ho­la doc­tor­ci­to de mi al­ma:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Cuan­do es­tá­ba­mos de lo me­jor con mi po­lo­la en el li­ving de mi ca­sa y lle­gó mi pa­pá. Nos aga­rró pa­ra dar­nos el man­so ser­món, y des­pués de ello lla­mó a mi pa­re­ja y la lle­vó al pa­tio. Con­ver­sa­ron una ho­ra. Des­pués de eso nun­ca más la vi. Has­ta el jue­ves pa­sa­do cuan­do la ca­ché con mi tai­ta aga­rran­do en nues­tro au­to fa­mi­liar. He llo­ra­do to­dos es­tos días y me lo ima­gino te­nien­do re­la­cio­nes con la mu­jer que amo. Mi ma­má no sabe, na­die es­tá en­te­ra­do de es­ta as­que­ro­si­dad. No sé qué ha­cer, doc­tor. Tam­po­co quie­ro des­truir mi fa­mi­lia. FA­BIÁN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.