DROGABAN LORITOS

PA’ METERLOS DE CON­TRA­BAN­DO DES­DE PE­RÚ

La Cuarta - - PORTADA - MA­NUEL ARÉ­VA­LO @la­cuar­ta_­ma­nuel

Ca­lla­di­to y vo­la­do por cul­pa de al­gu­na dro­ga, ve­nía un gru­po de gua­ca­ma­yos y lo­ros, los que fueron víc­ti­mas de un ines­cru­pu­lo­so ca­mio­ne­ro que pen­sa­ba ha­cer­se una mi­llo­na­da a través del trá­fi­co de ave­ci­tas de Díos.

Se tra­ta de 12 pá­ja­ros de las cua­les cuatro gua­ca­ma­yos ver­de amarillo (Ara Ara­rau­na), dos lo­ros ha­bla­do­res (Ama­zo­na Aes­ti­va), un gua­ca­ma­yo ro­jo (Ara Clo­rop­te­ra), un lo­ro ha­ri­no­so del ama­zo­nas (Ama­zo­na Fa­ri­no­sa) y cuatro car­di­na­les Rey del Bos­que (Pheuc­ti­cus au­reo­ven­tris), los que ve­nían api­ña­dos en una es­tre­cha ca­ja de za­pa­tos.

“Los lo­ros y gua­ca­ma­yos es­ta­ban ha­ci­na­dos en una ca­ja de car­tón de 60 por 40 cen­tí­me­tros de an­cho. Se les veía muy dé­bi­les e incluso no emi­tían rui­do al­guno, por lo tan­to cree­mos que qui­zás fueron do­pa­dos para ocul­tar­los. Es un he­cho la­men­ta­ble por­que se tra­ta de es­pe­cies de la sel­va que son in­gre­sa­das por pa­sos no ha­bi­li­ta­dos y so­me­ti­das a mu­cho es­trés”, con­tó el di­re re­gio­nal de la Adua­na de Iqui­que, Ri­car­do Acei­tuno.

Las ave­ci­tas se pe­ga­ron el pi­que arri­ba de un ca­mión chi­leno, que trans­por­ta­ba ver­du­ras, des­de la sel­va pe­rua­na con destino a San­tia­go, cru­zan­do por el paso Cha­ca­llu­ta en Ari­ca. Fue du­ran­te un con­trol ru­ti­na­rio en Iqui­que que vo­la­ron plu­mas y to­do que­dó al descubierto.

“Tras ins­pec­cio­nar la car­ga, el fis­ca­li­za­dor se di­ri­gió a la ca­bi­na y el cho­fer ar­gu­men­tó que no po­día in­gre­sar por­que su co­pi­lo­to es­ta­ba dur­mien­do. Tal si­tua­ción hi­zo pre­ver al fis­ca­li­za­dor que al­go no es­ta­ba bien y re­vi­só to­da la estructura, ha­llan­do una ca­ja ocul­ta de­ba­jo la li­te­ra”, agre­gó Acei­tuno.

TRÁ­FI­CO MI­LLO­NA­RIO

El ton­to­rrón, al ser sor­pren­di­do, ex­pli­có que los gua­ca­ma­yos se los lle­va­ba a su fa­mi­lia en una es­pe­cie de pa­le­tea­da, sin em­bar­go di­cha ex­pli­ca­ción no se la cre­yó na­die, ya que es sa­bi­do que el trá­fi­co de es­tos pa­ja­ri­tos es un ne­go­cio que mue­ve va­rios mi­llo­nes de pe­sos.

“Las 12 aves tie­ne un va­mul­ti­co­lo­res lor adua­ne­ro que su­pera los 11 mil dó­la­res (onda cer­ca de 8 mi­llo­nes de pe­sos en to­tal)”, par­ló el di­re.

“El cho­fer y su acom­pa­ñan­te in­di­ca­ron que las aves ha­bían si­do com­pra­das for­mal­men­te y ex­hi­bie­ron un pa­pel que su­pues­ta­men­te era del Servicio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro (SAG). Sin em­bar­go, al ana­li­zar el do­cu­men­to és­te ca­re­cía de fir­ma, tim­bre y ubi­ca­ba a las es­pe­cies co­mo ad­qui­ri­das en San­tia­go”, in­di­có.

El con­duc­tor, que­dó li­bre pe­ro aper­ci­bi­do, arries­gan­do ir­se di­rec­to a la ca­na por con­tra­ban­do de es­pe­cies exó­ti­cas y una mul­ta de 9 pa­los que de se­gu­ro le do­le­rá el bol­si­llo. Mien­tras que las co­to­rri­tas se fueron al SAG para su cuidado.

Es­ta­ban ha­ci­na­dos en una ca­ja de car­tón de 60 por 40 de an­cho”. Ri­car­do Acei­tuno, di­re Adua­na de Iqui­que.

Cree­mos que qui­zás fueron do­pa­dos para es­te ti­po deo­cul­ta­mien­to”. El mis­mo di­rec­tor

Las ani­ma­li­tos exó­ti­cos ve­nían sú­per es­tre­sa­das por el pi­que y se­gún el gil que los qui­so me­ter a la ma­la, se las lle­va­ba a un fa­mi­liar des­de la sel­va pé a San­tia­go.

Ver­du­ras Las aves ve­nían en un ca­mión que traía ver­du­ras des­de Pe­rú a Cha­go. El cho­fer y su peo­ne­ta se pu­sie­ron ner­vio­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.