Cu­ra­güi­lla odio­so ame­na­zó con vo­lar su ca­sa: ¡A la ca­na!

Por­fi­rio Go­doy te­nía en unas bol­sas más ex­plo­si­vos que Co­rea del Nor­te

La Cuarta - - PAÍS - SE­BAS­TIÁN FON­CEA @la­cuar­ta_­fon­cea

Hay nom­bres que des­cri­ben muy bien la per­so­na­li­dad de los hom­bres y ese es el ca­so de Juan Por­fi­rio Go­doy, por­que cuan­do co­mien­za a em­pi­nar el co­do y se le ca­lien­ta el ho­ci y se po­ne “por­fia­do”. ¡Muy por­fia­do!

Re­sul­ta que la ma­dru­ga­da de ayer Juan Por­fi­rio es­ta­ba ju­gan­do ra­yue­la cor­ta, y da­da la can­ti­dad de va­sos que se man­dó al pe­cho que­dó más co­ci­do que bo­tón de oro, por eso el hom­bre de 60 años co­men­zó una dis­cu­sión con su pa­re­ja que ter­mi­nó con un es­cán­da­lo que des­per­tó has­ta las pul­gas del pe­rro del ve­cino.

Tan odio­so es­ta­ba que su mu­jer le di­jo que se man­da­ra a cam­biar de la ca­sa ubi­ca­da en el pa­sa­je Pom­pe­ya, en San Joa­quín, pero co­mo Por­fi­rio es Por­fi­rio, no se qui­so ir.

El hom­bre pa­ra ha­cer­se res­pe­tar se acor­dó que (por cau­sas que se in­ves­ti­gan) te­nía unas bol­sas lle­nas de ex­plo­si­vos y le di­jo a la mu­jer que ha­ría vo­lar la ca­sa en mil pe­da­zos.

La ame­na­za ter­mi­nó por sa­car­le los cho­ros del ca­nas­to a la se­ño­ra, quien lla­mó al 133, y co­mo men­cio­nó que en el ata­do es­ta­ban me­ti­dos unos ex­plo­si­vos la cen­tral te­le­fó­ni­ca aler­tó al GOPE.

Con au­to­ri­za­ción de la fis­ca­lía los hom­bres ru­dos de la po­li­cía en­tra­ron a la ca­sa, Por­fi­rio no al­can­zó a pren­der ni un pe­tar­do y de in­me­dia­to fue re­du­ci­do.

Se de­ter­mi­nó que te­nía an­te­ce­den­tes y una orden de aprehen­sión pen­dien­te por re­cep­ta­ción. En su po­der en­con­tra­ron nue­ve re­ci­pien­tes de uso mi­ne­ro y con­te­ne­do­res de pen­to­li­ta, un ex­plo­si­vo muy po­ten­te.

El com­pa­dre es­ta­ba más co­ci­do que bo­tón de oro y se en­fras­có en una dis­cu­sión con su mu­jer que ter­mi­nó con su bra­va­ta.

La man­sa­ca

El odio­so ve­te­rano de­jó la man­sa­ca por­que ame­na­zó con ha­cer vo­lar por los ai­res su ca­sa de San Joa­quín, por eso su mu­jer lla­mó a la po­li­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.