CA­CHE QUÉ AC­TOR

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

“Tran­qui­lo Pa­pá” se po­si­cio­na co­mo uno de los co­ci­dos más vis­tos de la te­vé na­cio­nal. En ella se cuen­ta la his­to­ria de Do­min­go y sus mal­cria­dos hi­jos, a los cua­les nun­ca na­die les ne­gó na’.

Pero aho­ra la co­sa cam­bió y se fue­ron to­di­tos cas­ti­ga­dos cuan­do les cor­ta­ron las tar­je­tas y los mor­la­cos.

Por lo mis­mo par­ti­mos a con­ver­sar con la nue­va ca­ma­da de ac­to­res del Me­ga, pa­ra pre­gun­tar­les si al­gu­na vez se ha­bían man­da­do al­gún condorito.Daniel Con­tes­se (es Billy Sey­mur en la te­le­se­rie): “La ver­dad era bas­tan­te bien por­ta­do cuan­do ca­bro chi­co. Me acuer­do de una, una vez en tercero bá­si­co, que te­nía una pro­fe­so­ra de len­gua­je que era un mons­truo, te­nía­mos un dic­ta­do y yo no ha­bía es­tu­dia­do, y me arran­qué, me fu­gué de cla­ses, ja­ja­já... ¡me aca­bo de dar cuen­ta que ca­peo cla­ses de chi­co! Bueno, me es­con­dí atrás del ca­sino del co­le­gio y me pi­lló un pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca. Me lle­va­ron a la sa­la, me pu­sie­ron en fren­te de to­do el cur­so y me ex­pu­sie­ron a ellos co­mo ejem­plo de lo que no ha­bía que ha­cer, lla­ma­ron a mi vie­ja. Cuan­do ella lle­gó me mi­ró con una ca­ra de de­cep­ción que fue te­rri­ble. En la ca­sa me cas­ti­ga­ron con tres me­ses sin te­le ni compu­tador, tres me­ses fue mu­cho tiem­po”.

Pau­la Lus­chin­ger (Ma­don­na): “Cuan­do iba en pri­me­ro me­dio es­ta­ba sa­lien­do por pri­me­ra vez con un chi­qui­llo. Me da­ba mu­cha ver­güen­za de­cir­le a mis pa­pás, en­ton­ces les de­cía que me iba a jun­tar con una ami­ga. To­do muy inocen­te, íba­mos al ci­ne o al­go así. Me pi­lla­ron por­que lla­ma­ron a la ca­sa de mi ami­ga pre­gun­tan­do por mí y nun­ca es­tu­ve. Me pre­gun­ta­ron dón­de es­ta­ba y les con­té, ellos pen­sa­ban que era al­go más te­rri­ble. Me lle­gó un sú­per buen re­to, to­da­vía me acuer­do y me cas­ti­ga­ron con un mes sin sa­lir, que pa­ra mí a esa edad era lo más te­rri­ble del mun­do, aho­ra se­ría co­mo un des­can­so”.

Cris­tián Ála­mos (Leo­nel Se­púl­ve­da): “Cuan­do es­ta­ba en el co­le­gio, es­ta­ba be­ca­do, por­que mis pa­pás eran pro­fe­so­res, y nun­ca ha­bía he­cho la ci­ma­rra, has­ta que una vez la qui­se ha­cer por­que to­da la ge­ne­ra­ción se iba a arran­car. Así que sa­lí co­rrien­do del co­le­gio, pero don­de yo es­tu­dia­ba Se­bas­tián Kei­tel, el blan­co más rá­pi­do del mun­do, era el pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca y sa­lió de­trás mio. ¿Qué po­si­bi­li­da­des te­nía yo de arran­car de Se­bas­tián Kei­tel? Nin­gu­na,s poh, ja­ja­já, a los se­gun­dos me aga­rró y me lle­vó de vuel­ta del co­le­gio y to­da mi ge­ne­ra­ción arran­có, me­nos yo, por­que Se­ba­tián Kei­tel­me pi­lló. Me tu­vie­ron to­do el día cas­ti­ga­do so­lo en el co­le­gio, por­que to­dos mis com­pa­ñe­ros hi­cie­ron la ci­ma­rra. Me­nos mal que mis pa­pás se rie­ron y no me di­je­ron na­da por­que en­con­tra­ron que su­fi­cien­te cas­ti­go pa­sar to­do el día so­lo en el co­le­gio. So­lo en una sa­la con Se­bas­tián Kei­tel vi­gi­lan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.