“EN MA­YO voy a com­prar nue­vos mue­bles a San­tia­go”

Des­de los 13 años que Na­bi­la le po­ne el hom­bro, aho­ra quie­re vol­ver a ac­ti­var su ne­go­cio y ne­ce­si­ta ayu­da

La Cuarta - - PAÍS - SEIGI MI­RAN­DA @la­cuar­ta_ seigi

Na­bi­la cuen­ta que cuan­do ape­nas te­nía 13 años su pa­dre mu­rió y tu­vo que de­jar el co­le­gio pa­ra po­ner­le el hom­bro a la pe­ga y ayu­dar a su ma­dre y a sus her­ma­nos.

“Yo era chi­ca, pero tu­ve que tra­ba­jar por­que en la ca­sa fal­ta­ba pa­ra co­mer y mi ma­má es­ta­ba so­la”, re­cor­dó.

Di­jo que su ma­dre no agra­de­ce tan­to, pero que ella es­tá se­gu­ra que la ayu­dó har­to. “Siem­pre ha sido du­ra, pero yo apren­dí a mo­ver­me so­la y co­mo no soy flo­ja apren­dí a ha­cer de to­do”, re­la­tó.

“Siem­pre he sido in­de­pen­dien­te, me gus­ta ha­cer mis co­sas y se me ocu­rrió com­prar mue­bles en San­tia­go y lle­var­los a Coy­hai­que pa­ra ven­der­los por in­ter­net. Co­mo acá no hay tan­to es buen ne­go­cio. Me gus­ta har­to”, se­ña­ló a La Cuar­ta.

Agre­gó que an­tes del ata­que le iba muy bien: “Yo mis­ma ele­gía los co­lo­res y las co­sas que es­tu­vie­ran de mo­da. An­tes com­pré de esos si­llo­nes en for­ma de ele, mue­bles de co­ci­na y esas co­sas, pero aho­ra es más di­fí­cil por­que aho­ra ne­ce­si­to ayu­da pa­ra ha­cer el pe­di­do y pa­ra su­bir las fotos de los mue­bles”.

Con­tó que si­gue en el te­ma y les gus­ta­ría con­se­guir apo­yo de al­gún pro­gra­ma del Go­bierno pa­ra con­ti­nuar con su ac­ti­vi­dad.

“Cé­sar me ayu­da, pero la co­sa se ha he­cho más di­fí­cil por­que la gen­te sa­be que es­toy ciega y co­mo que se quie­re apro­ve­char”, ex­pli­có.

Re­la­tó que aún le que­da uno o dos si­llo­nes que los tie­ne guar­da­dos en su an­ti­gua ca­sa. “En ma­yo voy a San­tia­go con mis ni­ños pa­ra com­prar nue­vos mue­bles. Por aho­ra los voy a guar­dar don­de vi­vo y des­pués quie­ro te­ner co­mo un ta­ller pa­ra guar­dar mis co­sas”.

Ha­cia el fi­nal de la en­tre­vis­ta ma­ni­fes­tó que la idea de ase­gu­rar su fu­tu­ro eco­nó­mi­co es por­que sus ni­ños sí o sí tie­nen que es­tu­diar. “No quie­ro que re­pi­tan las co­sas que uno ha vi­vi­do”.

“An­tes com­pré esos si­llo­nes en for­ma de ele, mue­bles de co­ci­na y esas co­sas, pero aho­ra es más di­fí­cil por­que ne­ce­si­to ayu­da pa­ra ha­cer el pe­di­do y su­bir las fotos de los mue­bles”.

Na­bi­la Ri­fo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.