TO­DO LO QUE HAY QUE SA­BER DEL JUE­GO QUE LA LLE­VA EN­TRE LOS BROCAS

MINECRAFT TIE­NE MÁS DE CIEN MI­LLO­NES DE SE­GUI­DO­RES EN EL MUN­DO, QUE DES­TA­CAN LA MEZ­CLA DE SIMPLICIDAD Y VER­SA­TI­LI­DAD DE ES­TE CO­CI­DO QUE YA ES UN VER­DA­DE­RO CLÁ­SI­CO

La Cuarta - - DEPORTES -

Si us­ted, es­ti­ma­do lec­tor, es un fa­ná­ti­co ave­za­do de los vi­deo­jue­gos o si es un pa­dre aten­to a lo que jue­gan sus pi­tu­fos, se­gu­ro que el nom­bre de Minecraft al me­nos le sue­na. Y có­mo no, si es el que la lle­va en­tre los ca­bros de 6 a 14 años y cuen­ta con más de 100 mi­llo­nes de adep­tos arraun de guorld.

¿De qué se tra­ta? Minecraft es un jue­go de aven­tu­ras, ex­plo­ra­ción y crea­ti­vi­dad en el que des­de una pers­pec­ti­va en pri­me­ra per­so­na el ju­ga­dor ten­drá que so­bre­vi­vir en un mun­do com­pues­to por blo­ques —si­mi­la­res a los de Le­go— que se pue­den ma­ne­jar al an­to­jo. Se pue­den co­ger blo­ques de cual­quier ti­po de ma­te­rial pa­ra uti­li­zar­los pos­te­rior­men­te don­de se pre­fie­ra.

De es­ta for­ma, se po­drán ha­cer co­sas tan dis­pa­res co­mo pi­car un mon­tón de pie­dra pa­ra cons­truir­nos una ca­sa con ella, ta­lar ár­bo­les con los que crear mue­bles pa­ra de­co­rar la vi­vien­da, o in­clu­so ha­cer cons­truc­cio­nes más com­ple­jas, co­mo un pozo, una es­ta­tua, un edi­fi­cio, et­cé­te­ra. El úni­co lí­mi­te que se tie­ne es la ima­gi­na­ción, y lue­go de co­men­zar a crear, uno se da cuen­ta de que las posibilidades a dis­po­si­ción son prác­ti­ca­men­te in­fi­ni­tas.

Pe­ro ojo, es­to de la crea­ción es so­lo una par­te de Minecraft. La otra par­te tie­ne lu­gar al caer la no­che, cuan­do los mons­truos sa­len de sus cue­vas y el jue­go se con­vier­te en un ‘sur­vi­val ho­rror’ en to­da re­gla. Es en­ton­ces cuan­do se ten­drá que en­fren­tar a ara­ñas gi­gan­tes, es­que­le­tos, ‘en­der­men’ o los te­mi­dos ‘cree­pers’. Y se­rá en­ton­ces cuan­do se po­drá dar buen uso a he­rra­mien­tas co­mo la es­pa­da o el ar­co.

Pa­ra so­bre­vi­vir en el mun­do de Minecraft no so­lo se ne­ce­si­ta un ho­gar con una ca­ma, una es­pa­da y unas cuan­tas he­rra­mien­tas. Hay que con­se­guir co­mi­da; ex­plo­rar el mun­do, pues los me­jo­res ma­te­ria­les no es­tán a sim­ple vis­ta; y en de­fi­ni­ti­va ten­drás que abu­sar de la enor­me li­ber­tad que nos da el jue­go en to­do mo­men­to.

A ni­vel vi­sual Minecraft no es nin­gún por­ten­to, co­mo se pue­de apre­ciar por las imá­ge­nes, pe­ro su cua­dri­cu­la­da es­té­ti­ca es to­tal­men­te ne­ce­sa­ria pa­ra que la mecánica de blo­ques ten­ga sen­ti­do. Ade­más, el jue­go per­mi­te mo­di­fi­car ra­di­cal­men­te el apar­ta­do grá­fi­co me­dian­te el uso de ‘mods’ y pa­que­tes de ‘skins’.

Se tra­ta del jue­go in­de­pen­dien­te más exi­to­so de los úl­ti­mos años. Y con ra­zón. La obra maes­tra de Notch, su crea­dor, ha con­se­gui­do ha­cer­se un hue­co en el co­ra­zón de mi­llo­nes de ju­ga­do­res, que dis­fru­tan a dia­rio de él en to­das las pla­ta­for­mas en las que es­tá dis­po­ni­ble: iOS, An­droid, Xbox 360, Li­nux, Mac y por su­pues­to Win­dows.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.