Doc­tor Ca­ri­ño:

La Cuarta - - OJO, PES­TA­ÑA Y CE­JA -

El otro día co­no­cí a una ni­ña en una sal­so­te­ca. Pa­ra ser­le fran­co, soy más ma­lo pa­ra bai­lar que Vo­da­no­vic y siem­pre ter­mino sen­ta­do y cu­rao co­mo pio­jo a fal­ta de me­ren­gue. Pe­ro ese día fue par­ti­cu­lar: la mu­jer se me acer­có, me con­ver­só, me in­vi­tó a un tra­go, me en­se­ñó a bai­lar. Des­pués de eso, ob­vio que me las di de ga­lán ase­gu­ra­do y la in­vi­té a un mo­tel. Par­ti­mos a uno que es­tá en el cen­tro de San­tia­go. Me­dio ras­ca, pe­ro por pla­ta. Ahí la hi­ci­mos cor­ti­ta. En tres ho­ras que­da­mos im­pe­ca­bles. Ella se fue, yo par­tí pa’ mi ca­sa. Y al día si­guien­te des­per­té con ron­chas y pi­ca­zo­nes en mis par­tes ín­ti­mas. Lle­vo tres días igual y me da ver­güen­za ir al mé­di­co. ¿Qué me re­co­mien­da, doc­tor. ¿Que me echo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.