Mu­cho Lu­cho:

La Cuarta - - OJO, PES­TA­ÑA Y CE­JA -

Cla­ra­men­te que tie­ne dos op­cio­nes. O en el mo­tel se aga­rró una in­fec­ción o un bi­cho le pi­có en el man­gua­co. O, que es lo más pro­ba­ble, que no se cui­dó, se ti­ró a fie­rro pe­lao y aho­ra que­dó pin­ga­do. Eso quie­re de­cir que se le con­ta­gió una in­fec­ción des­pués de una jor­na­da alo­ca­da con una mu­jer que ni si­quie­ra de­be sa­ber su nom­bre o no se acuer­da. Yo no soy mé­di­co clí­ni­co, soy el doc­tor del co­ra­zón, sen­ti­men­tal. Us­ted de­be re­cu­rrir a la pos­ta o a una con­sul­ta de me­di­ci­na ge­ne­ral, y de ahí lo van a de­ri­var a un es­pe­cia­lis­ta. Un uró­lo­go o un der­ma­tó­lo­go. Ahí ca­cha­rá qué de­be­rá echar­se pa­ra que no se le cai­ga el mu­ñe­co de a pe­da­zos. Me­jor apren­da a bai­lar an­tes de que le en­se­ñen a pun­ta de bi­cha­rra­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.