LE RO­BA­RON IM­PLAN­TES DE SI­LI­CO­NA DEL AU­TO Y LA PO­LI­CÍA AGA­RRÓ A RE­CEP­TO­RA PO­NIÉN­DO­SE PE­CHU­GAS A LA MA­LA

Los com­pró en el per­sa Bio­bío y fue don­de mé­di­co ci­ru­jano pa’ que le au­men­ta­ra el bus­to: la sa­peó a la PDI

La Cuarta - - PORTADA - MA­NUEL ARÉ­VA­LO @la­cuar­ta_­ma­nuel w w w . l a c u a r t a . c o m

En pe­sa­di­lla ter­mi­nó el sue­ño de M.K.A.P., una “des­pe­cha­da” don­ce­lla de 30 abri­les que re­cu­rrió a los ami­gos de lo ajeno pa­ra dar­le fi­gu­ra a sus pla­ni­cies de­lan­te­ras.

To­do co­men­zó, apro­xi­ma­da­men­te, ha­ce una se­ma­na en el mall Pla­za Vespucio. A di­cho lu­gar lle­gó un pró­cer de las si­li­co­nas, quien se ga­na el pu­che­ro en un la­bo­ra­to­rio es­pe­cia­lis­ta del ru­bro. Co­mo pen­sa­ba ha­cer sus com­pras rá­pi­do, el hom­bre de­jó los im­plan­tes que ha­bía ela­bo­ra­do en el ma­le­te­ro de su au­to y par­tió.

De re­gre­so, se en­con­tró con la man­sa sor­pre­si­ta: le abrie­ron el au­to y lo de­ja­ron sin las ca­lla­gua­guas fal­sas.

“Es­ta per­so­na de­nun­ció el ro­bo de ocho im­plan­tes de si­li­co­na des­de su vehícu­lo mien­tras ba­jó a ha­cer unas com­pras. Di­chas es­pe­cies sus­traí­das es­tán ava­lua­das en 3 mi­llo­nes de pe­sos”, anes­te­sió jun­to a La Cuar­ta el sub­pre­fec­to Iván Már­quez, je­fe de la Bri­ga­da de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (Bi­crim) de la PDI de In­de­pen­den­cia.

CO­TI­ZAN­DO DE PLANO

Con el pa­so de los días, la es­pe­ran­za del afec­ta­do por re­cu­pe­rar sus per­te­nen­cias, se des­in­fló. No obs­tan­te, un mé­di­co ci­ru­jano, quien le com­pra pe­chu- gas de si­li­co­na pa­ra ope­rar a sus pa­cien­tes, re­ci­bió una vi­si­ta que traía con­si­go un tre­men­do par de bu­bis, pe­ro en las ma­nos.

“Es­te mé­di­co re­ci­bió a la mu­jer, que pre­gun­ta­ba por el pre­cio de una ci­ru­gía es­té­ti­ca, só­lo que ella ya te­nía los im­plan­tes en su po­der. El ci­ru­jano le di­jo que eso no se po­día ha­cer por la du­do­sa pro­ce­den­cia de las si­li­co­nas y el ries­go pa­ra su sa­lud. El pro­fe­sio­nal guar­dó el có­di­go de se­rie de los im­plan­tes y ahí su­po que co­rres­pon­dían a las es­pe­cies ro­ba­das”, agre- gó el sub­pre­fec­to Már­quez.

El doc­tor, con sus ma­ni­tos de por­ce­la­na, anotó los da­tos de la fé­mi­na ca­ren­te de “pe­cho­na­li­dad” pa­ra con­tac­tar­la más ade­lan­te.

Pe­ro en vez de eso, la sa­peó a la PDI por an­dar con las chi­chis ro­ba­das la se­ma­na pa­sa­da. Los sa­bue­sos aco­gie­ron la de­nun­cia y vi­si­ta­ron el pa­la­cio de la re­ga­lo­na del sos­tén con re­lleno, ubi­ca­do en La Pin­ta­na, don­de los re­ci­bió su es­po­so ya que ella no es­ta­ba.

“En la vi­vien­da se en­con­tra­ron dos si­li­co­nas de 250 cen­tí­me­tros cú­bi­cos y dos de 275. El ma­ri­do de la mu­jer, de ini­cia­les R.M.C. (33), fue de­te­ni­do por el de­li­to de re­cep­ta­ción. Nos se­ña­ló que ad­qui­rió los im­plan­tes el fin de se­ma­na en el per­sa Bio­bío por 40 mil pe­sos ca­da uno (el va­lor ofi­cial es de 400 lu­cas) a un hom­bre que los vo­cea­ba en la vía pú­bli­ca”, ope­ró el sub­pre­fec­to de la PDI al dia­rio pop.

Pró­te­sis de si­li­co­na fue­ron cho­rea­das des­de el ma­le­te­ro de un au­to en los es­ta­cio­na­mien­tos del mall Pla­za Vespucio.

Evi­den­cia

Al alla­nar la vi­vien­da, ubi­ca­da en La Pin­ta­na, los sa­bue­sos de la PDI en­con­tra­ron im­plan­tes de 250 y 275 CC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.