Chi­le­na vi­ve cal­va­rio al per­der a su hi­ja

Tri­bu­nal de Fa­mi­lia es­ta­ble­ció que su pe­que de­bía vol­ver a EE.UU. jun­to a su pa­dre, quien acusó a Ka­ren Ga­jar­do de traer­se a la ma­la a su pe­que­ña

La Cuarta - - CRÓNICA - BELÉN MU­ÑOZ @la­cuar­ta_­be­len

Ka­ren Ga­jar­do (41) vi­ve la peor pe­sa­di­lla que le pue­de ocu­rrir a una ma­dre: que le arre­ba­ten a un hi­jo.

“Es un cal­va­rio. Ja­más se me pa­só por la men­te que no es­ta­ría con mi ni­ña”, es lo pri­me­ro que le con­fie­sa a La Cuar­ta so­bre su ho­rri­ble ex­pe­rien­cia que par­tió en agos­to del año pa­sa­do.

Aque­lla vez re­ci­bió una ci­ta­ción ju­di­cial tras ser acu­sa­da na­da me­nos que de se­cues­tro in­ter­na­cio­nal tras ve­nir­se en enero del año pa­sa­do con su hi­ja Ka­ren­ci­ta, de 10 años, es­ca­pan­do de la vio­len­cia si­co­ló­gi­ca que ase­gu­ra ha­ber re­ci­bi­do por par­te de su ex ma­ri­do, Ray­mond Diep­pa, en su es­ta­día en Es­ta­dos Uni­dos.

Su mi­ra­da per­di­da re­fle­ja el du­ro mo­men­to que atra­vie­sa, y sus ojos ver­des só­lo bri­llan al mo­men­to de ha­blar de su hi­ja. “Ella es­ta­ba fe­liz en su co­le­gio acá en Chi­le. Fue la me­jor com­pa­ñe­ra y te­nía muy bue­nas no­tas. Es­ta­ba có­mo­da”, se­ña­ló la ma­dre, quien ayer hi­zo pú­bli­ca su si­tua­ción en el ma­ti­nal de TVN “Muy Bue­nos Días”.

Ka­ren re­la­tó que co­no­ció a Diep­pa, un im­por­tan­te y mi­llo­na­rio abo­ga­do del es­ta­do de Flo­ri­da, mientras es­tu­dia­ba in­glés. Lue­go de va­rios años en pa­re­ja, ella que­dó em­ba­ra­za­da.

“Él su­frió un cam­bio ro­tun­do. No le qui­so dar su ape­lli­do ni re­co­no­cer­la. Só­lo lue­go de dos me­ses la fue a vi­si­tar”, con­fe­só.

La re­la­ción nun­ca me­jo­ró. Lo in­ten­ta­ron. In­clu­so, se ca­sa­ron, pe­ro to­do ter­mi­nó mal. “Nos di­vor­cia­mos y a él se le otor­gó el 50% de la cus­to­dia de la ni­ña”.

AYU­DA

En enero del año pa­sa­do lle­gó al país jun­to a su hi­ja, Ka­ren­ci­ta, de 10 años, hu­yen­do su­pues­ta­men­te de la vio­len­cia si­co­ló­gi­ca que le ha­cía pa­sar el pa­dre.

La de­ses­pe­ra­ción al ver que las co­sas sa­lían ca­da vez peor la mo­ti­vó a to­mar sus co­sas y ve­nir­se a Chi­le.

“Nun­ca tu­ve la in­ten­ción de que no la vie­ra, pe­ro no po­día más y me vi­ne. El pa­sa­por­te de mi hi­ja es­tá con mi ape­lli­do, en­ton­ces ja­más se me cues­tio­nó cuan­do me vi­ne”, afir­mó.

A su lle­ga­da al país, Ka­ren re­ci­bió apo­yo del Ser­vi­cio Na­cio­nal de la Mu­jer (Ser­nam) por tres me­ses por vio­len­cia si­co­ló­gi­ca.

Mientras es­to ocu­rría, el pa­dre de la me­nor vino al país y en­ta­bló un jui­cio por se­cues­tro in­ter­na­cio­nal. El fa­llo del Pri­mer Juz­ga­do de Fa­mi­lia fue a fa­vor del de­man­dan­te y Ka­ren­ci­ta de­bió re­gre­sar a Mia­mi, Es­ta­dos Uni­dos.

“Ella par­tió el mar­tes, pe­ro yo la en­tre­gué el vier­nes. Des­de ese día que no la veo. Ella no se que­ría ir, pen­sa­ba que se­gui­ría yen­do la co­le­gio. Aho­ra le es­cri­bo men­sa­jes de What­sapp, pe­ro no le lle- gan. Es una pe­sa­di­lla no te­ner­la a mi la­do”, ase­gu­ró.

A pe­sar del do­lor que le sig­ni­fi­ca es­tar le­jos de su que­ri­da hi­ja, Ka­ren no ba­ja los bra­zos y cla­ma para que la jus­ti­cia chi­le­na la ayu­de.

“Es­to es de­ses­pe­ran­te, pe­ro to­da ma­dre en mi ca­so to­ca­ría to­das las puer­tas para re­cu­pe­rar­la. No pier­do la es­pe­ran­za de que mi hi­ja se­pa que hi­ce to­do lo hu­ma­na­men­te po­si­ble para es­tar con ella. La ma­má no se que­dó sen­ta­da”, in­di­có.

So­bre el ca­so, aún es­tá sin pa­la­bras: “Pen­sé que iba a re­ci­bir más ayu­da en Chi­le, pe­ro na­die me pre­gun­tó por qué me vi­ne. Só­lo se la en­tre­ga­ron a él”.

Aho­ra, jun­to a su abo­ga- da, Mar­ce­la Con­cha, to­ma­rá ac­cio­nes para re­ver­tir el ca­so (ver re­cua­dro).

“Ha­blo con­ti­go y es­toy pen­san­do en el mo­men­to en el que abra­za­ré a mi hi­ja”, di­ce ca­si al pun­to de las lá­gri­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.