Ri­no­ce­ron­te acu­mu­lao bus­ca pa­re­ja en Tin­der

EJEM­PLAR BLAN­CO QUIE­RE DE­JAR DES­CEN­DEN­CIA

La Cuarta - - LA VUELTA AL MUNDO -

Co­mo mu­chos que usan la apli­ca­ción de ci­tas Tin­der, “Su­dán” ama via­jar y el ai­re libre. Lo cu­rio­so: es el úl­ti­mo ri­no­ce­ron­te blan­co del nor­te en el mun­do y ne­ce­si­ta proc­rear con ur­gen­cia.

“No quie­ro ser muy di­rec­to, pe­ro el des­tino de mi es­pe­cie li­te­ral­men­te de­pen­de de mí”, di­ce su per­fil. “Me desem­pe­ño bien ba­jo pre­sión. Me gus­ta co­mer pas­to y ti­rar­me en el lo­do. Sin pro­ble­mas. 1,80 de al­to y 2.200 ki­los si eso im­por­ta”.

Los con­ser­va­cio­nis­tas es­pe­ran que el per­fil de “Su­dán” en Tin­der los ayu­de a re­cau­dar su­fi­cien­te di­ne­ro para tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­dad, con un cos­to de 9 mi­llo­nes de dó­la­res, ya que to­dos los in­ten­tos para que se apa­rea­ra na­tu­ral­men­te fra­ca­sa­ron.

Los cien­tí­fi­cos usa­rán el es­per­ma del ejem­plar para fer­ti­li­zar un óvu­lo de una de las úl­ti­mas dos ri­no­ce­ron­tes blan­cas del nor­te: “Sa­tu”, de 17 años, o “Na­jin”, de 27. El em­brión se­rá im­plan­ta­do en una ri­no­ce­ron­te blan­ca del sur, una es­pe­cie mu­cho más co­mún.

“In­ten­ta­mos de to­do para que se apa­rea­ran na­tu­ral­men­te (...) Hu­bo un par de apa­rea­mien­tos, pe­ro nun­ca re­sul­ta­ron en un em­ba­ra­zo”, di­jo Elo­die Sam­pe­re, la ge­ren­ta de már­ke­ting de la or­ga­ni­za­ción Ol Pe­je­ta en Ke­nia, don­de los tres ri­no­ce­ron­tes blan­cos son acom­pa­ña­dos por guar­dias ar­ma­dos las 24 ho­ras.

Ca­za­do­res fur­ti­vos ven­den los cuer­nos de ri­no­ce­ron­tes blan­cos del nor­te por 50.000 dó­la­res el ki­lo, lo que los ha­ce más valiosos que el oro o la co­caí­na, y sus cui­da­do­res te­men que “Su­dán”, quien a sus 43 años es an­ciano para un ri­no­ce­ron­te, pue­da mo­rir por cau­sas na­tu­ra­les o a ma­nos de los ca­za­do­res an­tes de po­der jun­tar el di­ne­ro.

Co­mo hue­so san­to

Guar­dias ar­ma­dos con ma­tra­cas cui­dan a “Su­dán” an­te el pe­li­gro de que ca­za­do­res fur­ti­vos lo ma­ten para qui­tar­le su cuerno, que se su­po­ne es afro­di­sía­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.