EL VI­DEO CLUB DE “LOS 80” AHO­RA ES­TÁ PA­SA­DO A FRITANGA

NEGOCITO DE JUAN HE­RRE­RA SE AR­MÓ EN LO­CAL DE PO­LLOS ASA­DOS DON­DE TO­DA­VÍA LLE­GAN FA­NÁ­TI­COS DE LA SE­RIE

La Cuarta - - ESPECTÁCULOS - TI­TO MARCHANT G. @la­cuar­ta_­ti­to

La ma­gia de la te­vé es cuá­ti­ca. Uno ve a la gen­te lin­da, bien ma­qui­lla­da, pe­ro a ca­ri­ta la­va­da, po­qui­tos se sal­van. Lo mis­mo pa­sa con las lo­ca­cio­nes de te­le­ce­bo­llas y tal es el ca­so de “Los 80”, pues si se acuer­da del vi­deo­club de Juan He­rre­ra, tan pul­cro y or­de­na­di­to, la ver­dad es que era y es un lo­cal de po­llos asa­dos a la pe­rua­na.

El úl­ti­mo ne­go­cio que ad­mi­nis­tró Juan He­rre­ra (Da­niel Mu­ñoz) en la te­le­ce­bo­lla del “13” que te­nía col­ga­do a me­dio Chi­le to­dos los do­min­gos, fue un bo­li­che don­de arren­da­ba pe­lí­cu­las. Lu­gar que le sir­vió al pro­ta­go­nis­ta de la se­rie de épo­ca para sa­lir a flo­te eco­nó­mi­ca­men­te y tam­bién pin­char con la lin­da Ale­jan­dra (Ama­ya Forch).

El em­pren­di­mien­to de pe­lí­cu­las y nos­tal­gia ocu­pó un re­cin­to de fri­tan­gas en la co­mu­na de La Rei­na, ¡y pa­só pio­la! Los pu­len­tos de la pro­duc­ción fue­ron ca­pa­ces de ma­qui­llar una po­lle­ría con la fa­cha­da del vi­deo club ochen­te­ro. Héc­tor Ore­lla­na due­ño del Ki­ki­ri­ki cuen­ta con or­gu­llo que pres­tó su fuen­te la­bo­ral para las es­ce­nas y que aún mu­chos van y echan una mi­ra­di­ta, a pro­po de a se­rie.

“Lle­ga una ami­ga mía de La Rei­na, yo vi­vía acá ha­ce tiem­po, y me di­ce que an­da­ba bus­can­do una lo­ca­ción, que le ha­bía gus­ta­do es­te sec­tor, por­que es­tá igual en el tiem­po y me di­ce que le gus­ta­ría usar el lo­cal para “Los 80”, cuen­ta el lo­ca­ta­rio, quien no la pen­só y acep­tó.

- ¿Có­mo la hi­cie­ron para gra­bar y que no que­da­ra la es­co­ba?

- Nos pu­si­mos de acuer­do para que fue­ra un día lu­nes y así no hu­bie­ra tan­to pro­ble­ma con la gen­te, por­que “Los 80” era un pro­duc­ción tre­men­da.

- ¿Qué te de­cían los ve­ci­nos?

- La gen­te es­ta­ba re con­ten­ta, pe­ro cuan­do lle­ga­ron los cin­co ca­mio­nes y ocu­pa­ron los es­ta­cio­na­mien­tos que­da­mos to­dos sor­pren­di­dos, por­que ellos hacen ci­ne. Una cá­ma­ra fil­ma to­do, una to­ma du­ra­ba diez mi­nu­tos, pe­ro es­tu­vie­ron to­do un día.

- ¿Que­das­te con­ten­to?

- A mí me gus­tó la idea, co­mo pro­mo­ción. Ma­qui­lla­ron el sus­hi de al la­do co­mo una la­van­de­ría y a no­so­tros nos pu­sie­ron un car­tel de “Se ven­de” arri­ba. La gen­te me pre­gun­ta­ba si iba a ven­der el lo­cal, pe­ro no, era to­do para la te­le.

- ¿Có­mo lo de­ja­ron?

- Lo ma­qui­lla­ron, pu­sie­ron posters, pe­lí­cu­las, fue bien en­tre­te­ni­do.

- ¿Muy lar­go el pro­ce­so? - Es­tu­vie­ron un pu­ro día acá, yo pu­de com­par­tir con los ac­to­res, pe­ro po­co. Gra­ba­ron el ex­te­rior cuan­do lle­ga Juan He­rre­ra a ver el lo­cal que ya ha­bía com­pra­do y lle­ga su hi­jo a ayu­dar­lo, y lue­go lle­gó Da­niel Al­caíno tam­bién, pe­ro cla­ro, des­pués les to­ca­ba in­te­rio­res y nun­ca más los vi­mos.

- ¿Qué te de­cían los clien­tes?

- La gen­te lle­ga­ba a pre­gun­tar cuál era el lo­cal y yo les de­cía que era el mío y no lo creían. Me lla­ma­ban por te­lé­fono para pre­gun­tar­me, fue bien cho­ro para mí, por­que le dio har­ta pu­bli­ci­dad a mi ne­go­cio con al­go que no tie­ne na­da que ver con la co­mi­da.

Fue bien cho­ro para mí, por­que le dio har­ta pu­bli­ci­dad a mi ne­go­cio con al­go que no tie­ne na­da que ver con la co­mi­da”.

Héc­tor ore­lla­na, em­pre­sa­rio gas­tro­nó­mi­co.

En gra­ba­cio­nes

Héc­tor guar­da co­mo te­so­ro es­ta foto que se sa­có con Da­niel Mu­ñoz cuan­do gra­ba­ron en su bo­li­che. En VHS

Con to­do el “boom” de los vi­deo­clubs Juan He­rre­ra se la ju­gó y ga­nó.

Ma­quí­lla­te

Bien dis­fra­za­do que­dó el lo­cal de po­llos Ki­ki­ri­ki tras la fa­cha­da fal­sa del vi­deo club. En la foto su due­ño, Héc­tor Ore­lla­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.