León afi­na el ru­gi­do con­ti­nen­tal

La Cuarta - - ESP -

di­fe­ren­cias que no sig­ni­fi­can na­da, a to­dos los la­ti­nos nos pa­sa lo mis­mo. Es­ta­mos ago­bia­dos de la mis­ma for­ma, nos sen­ti­mos po­co re­pre­sen­ta­dos por nues­tras au­to­ri­da­des y so­cial­men­te ex­pe­ri­men­ta­mos las mis­mas co­sas, lo mis­mo que eco­nó­mi­ca­men­te. Es muy trans­ver­sal. To­dos nos sen­ti­mos vio­len­ta­dos.

- ¿Es­ta ru­ti­na ten­drá al­gún nue­vo ani­mal?

- Fren­te al ani­mal, voy a ha­blar del em­pren­di­mien­to. Hoy en día, so­mos to­dos em­pren­de­do­res, se pu­so de mo­da el em­pren­di­mien­to y es una jus­ti­fi­ca­ción para te­ner me­nos tra­ba­jos, por­que aho­ra to­dos son au­to­va­len­tes, los hueo­nes se las pue­den pe­lar por sí so­los. En mis tiem­pos era el em­pe­ño­so, el ape­rra­do, aho­ra no, el hueón es em­pren­de­dor. Es co­mo an­tes se lla­ma­ban bal­do­sas, aho­ra se lla­man ce­rá­mi­cas, aho­ra cual­quie­ra es em­pren­de­dor, des­de el que an­da con la so­pai­pi­lla. Es una for­ma de ca­mu­flar la ce­san­tía.

EM­PREN­DE­DOR DEL HU­MOR

En Val­pa­raí­so, Mu­ri­llo a pun­ta de es­fuer­zo ha lo­gra­do mon­tar su sa­la para el hu­mor, la que con 50 bu­ta­cas ha sa­ca­do tre­men­das fun­cio­nes de stand up. “Ha si­do tra­ba­jo­so, des­de el co­ra­zón, con la más afa­no­sa, que es mi mu­jer. Ha si­do un año en que he­mos es­ta­do re­fac­cio­nan­do con unas bu­ta­cas de 1940, y otras que com­pré de un ci­ne porno de San Ber­nar­do, que se trans­for­mó en una igle­sia evan­gé­li­ca”, pe­ga.

- ¿Te lle­na el “zo­ron­ca” ha­ber sa­ca­do es­te es­pa­cio?

- Por su­pues­to, por­que es un es­pa­cio que ha da­do a co­no­cer nue­vas per­so­nas. Por ejem­plo, es­te fin de se­ma­na va a es­tar Ros­si Ros­si, que es co­me­dian­te por­te­ña. Y ese es el ob­je­ti­vo de la sa­la, po­ten­ciar al por­te­ño, que tie­ne una vi­sión hu­mo­rís­ti­ca dis­tin­ta, con un ra­zo­na­mien­to di­fe­ren­te y una óp­ti­ca muy par­ti­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.