Franzani tie­ne le­gua pa’ raaa­to

Así Así co­mo co­mo por por ar­te ar­te de de ma­gia, ma­gia, el el con­ver­sa­dor gna­cio ya lle­va dos abri­les na­ve­gan­do con­ver­sa­dor gna­cio ya lle­va dos abri­les na­ve­gan­do en­tre en­tre con­fe­sio­nes con­fe­sio­nes y y con­fu­sio­nes con­fu­sio­nes de de sus sus en­tre sta­dos en

La Cuarta - - ESP -

Adi­fe­ren­cia de los tra­jes ele­gan­tes, que nun­ca los en­cuen­tra a su me­di­da por fla­cu­chen­to, Ig­na­cio Franzani se apu­ra en ad­mi­tir que “Men­ti­ras Ver­da­de­ras” es un pro­gra­ma que le cal­za per­fec­to y que, co­mo esas pren­das se ad­mi­ran en una vi­tri­na y se desean, siem­pre es­pe­ró el mo­men­to in­di­ca­do pa’ te­ner­lo.

A dos años ya de su arri­bo al úni­co es­te­lar fran­jea­do de nues­tra te­vé, el hom­brón bueno pa’ la chá­cha­ra ana­li­zó con ESP có­mo ha si­do su ex­pe­rien­cia en el pro­gra­ma re­ga­lón de las redes sociales, y que es uno de los gran­des ba­luar­tes editoriales de La Red.

“Cuan­do em­pe­zó ‘Men­ti­ras Ver­da­de­ras’, siem­pre lo veía, y co­mo es­pec­ta­dor del pro- gra­ma pen­sa­ba lo mu­cho que a mí me gus­ta­ría te­ner al­go de ese es­ti­lo, así que cuan­do me lla­ma­ron para ha­cer­lo, ni si­quie­ra lo du­dé”, re­cuer­da Franzani so­bre ese co­que­teo, que lo lle­vó fi­nal­men­te a sen­tar­se por vez pri­me­ra en el set de par­lo­teo el 3 de mar­zo del 2015.

- ¿Des­de siem­pre fuis­te bueno pa’ ba­tir la len­gua?

- Sien­to que es al­go que he­re­dé de mi pa­pá, que tie­ne el don del ha­bla­mien­to. Es in­creí­ble lo bueno para ha­blar que es, ja­ja­já. De ahí lo sa­qué to­do.

- ¿Cuál es la cla­ve para con­so­li­dar­se co­mo un buen en­tre­vis­ta­dor? So­bre to­do en un set, con las dis­trac­cio­nes y to­do...

- Lo más im­por­tan­te es sa­ber es­cu­char. Siem­pre se ha­ce un pau­teo pre­vio, in­clu­so a ve­ces una pre-en­tre­vis­ta, para aco­tar al­gu­nos te­mas, pe­ro la cla­ve es es­tar aten­to a lo que el entrevistado di­ce, lo que quie­re co­mu­ni-

La gen­te no­ta cuan­do al­go es­tá ar­ma­do pre­via­men­te, al­go que en nues­tro pro­gra­ma no pa­sa”. Ig­na­cio Franzani, ca­po de “Men­ti­ras Ver­da­de­ras”. Cuan­do ter­mi­né de en­tre­vis­tar a Ra­fa Ga­ray, tu­ve que sa­lir con unos ami­gos a agra­de­cer­le a la vi­da por es­tar bien, ¡ima­gí­na­te lo mal que que­dé!”.

car. Si uno lo­gra aga­rrar ese men­sa­je, se le pue­de dar un vuel­co a una en­tre­vis­ta y ter­mi­nar por otro la­do, im­pen­sa­do tal vez, pe­ro que en­ri­que­ce el con­te­ni­do.

- ¿Sien­tes que la gen­te agra­de­ce que la con­ver­sa­ción sea ge­nui­na?

- La gen­te se da cuen­ta. Ellos no­tan cuan­do al­go es­tá ar­ma­do pre­via­men­te, al­go que en nues­tro pro­gra­ma no pa­sa. Eso lo no­ta­mos en las reac­cio­nes en las redes sociales.

- ¿Con qué li­ber­tad edi­to­rial jue­gas en el set?

- Con to­tal li­ber­tad, por­que ese es el es­pí­ri­tu del ca­nal y el equi­po ha sa­bi­do re­co­ger­lo muy bien. Ja­más se me ha di­cho “no ha­bles de es­to”, “no pre­gun­tes aque­llo”, por suer­te no exis­ten ese ti­po de po­de­res fác­ti­cos que in­flu­yan, por lla­mar­les de al­gu­na for­ma.

- Van de lu­nes a vier­nes, más de 2 ho­ras al ai­re, ¿có­mo lo hacen pa’ no ago­tar la fór­mu­la?

- El úni­co que se ago­ta soy yo, que a ve­ces no pue­do dor­mir, ja­ja­já. El pro­gra­ma es­tá muy fres­qui­to, siem­pre re­no­van­do los con­te­ni­dos, sor­pren­dien­do con nue­vas pro­pues­tas. La úl­ti­ma, por ejem­pli­fi­car, es la de te­ner al cien­tí­fi­co Eric Go­les co­mo pa­ne­lis­ta.

- Se la ju­ga­ron ahí, ah... - Mu­chos pue­den pen­sar que te­ner a un cien­tí­fi­co ha­blan­do una ho­ra en te­le abier­ta pue­de ser un sui­ci­dio, pe­ro cuan­do vi­mos có­mo ex­plo­ta­ron las redes sociales, sen­ti­mos que te­ner­lo es un gran acier­to. - Apar­te de eso, ¿cuál crees que es el gran mé­ri­to de “Men­ti­ras Ver­da­de­ras”?

- Ha­cer que la gen­te va­lo­re la con­ver­sa­ción pro­fun­da, que se sien­te a mi­rar có­mo con­ta­mos his­to­rias a tra­vés de re­la­tos reales y que lo ha­ce­mos en vi­vo, que ac­tual­men­te es el úni­co pa­tri­mo­nio más va­lio­so de la te­le.

GRAN­DES MO­MEN­TOS

En sus dos tem­po­ra­das a car­go del bu­que, Ig­na­cio se ha en­fren­ta­do a mu­chos en­tre­vis­ta­dos, unos más es­pe­cia­les que otros. “Ufff, nom­bres te pue­do dar va­rios, mi­ra: Héc­tor No­gue­ra, Fe­de­ri­co Sán­chez, Felipe Berríos, Gon­za­lo Cien­fue­gos, Re­né de la Ve­ga, Del­fi­na Guzmán, Mar­ti­ta La­rrae­chea, Ze­ta Bo­sio”... - Cal­ma’o, me vái a gas­tar to­dos los caracteres de la no­ta...

- Es que son mu­chos. Pe­ro cla­ro, hay al­gu­nos que mar­can más, por ejem­plo, Ra­fael Ga­ray... Cuan­do ter­mi­né de en­tre­vis­tar­lo, tu­ve que sa­lir con unos ami­gos a agra­de­cer­le a la vi­da por es­tar bien, ima­gí­na­te lo mal que que­dé con su re­la­to. ¡Y era to­do men­ti­ra! Has­ta en co­mer­cia­les me se­guía in­ven­tan­do co­sas, fue des­con­cer­tan­te.

- ¿Otros que te ha­yan mar­ca­do?

- Eduar­do Bon­va­llet, por­que fue su úl­ti­ma en­tre­vis­ta en te­le­vi­sión, tam­bién esas ex­pe­rien­cias que son más fuer­tes, co­mo Ca­ro­la Ba­rría, la mu­jer a la que le arran­ca­ron los ojos por ce­los. Lo mis­mo que la char­la con Car­men Glo­ria Quin­ta­na, del “Ca­so Que­ma­dos”, que es la úni­ca vez en mi ca­rre­ra en la que me bo­rré y ol­vi­dé que es­ta­ba en un set de te­le­vi­sión y vi­ví mis emo­cio­nes, llo­ré...

- ¿Cuán­to in­flu­ye el pe­so es­pe­cí­fi­co que se ha ga­na­do el pro­gra­ma en que los in­vi­ta­dos, pri­me­ro, quie­ran es­tar y, se­gun­do, se suel­ten así?

- Cuan­do uno es­tá en te­le, eso es lo ideal, que la gen­te te crea, que te es­co­ja para con­tar sus in­ti­mi­da­des, sol­tar­se y ha­cer sus con­fe­sio­nes. He­mos con­so­li­da­do esa mar­ca y de­be­mos se­guir cui­dán­do­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.