E CUI­DA­DO DEL PELO

La Cuarta - - AL GALOPE -

l in­vierno es una épo­ca en­tre­te­ni­da para la moda y la be­lle­za, ya que nos per­mi­te ju­gar un po­co más con nues­tro look a tra­vés del uso de ac­ce­so­rios, co­mo som­bre­ros y bu­fan­das. Sin em­bar­go, hay que te­ner en cuenta cómo es­ta épo­ca in­flu­ye en nues­tro ca­be­llo. Para que los fren­tes de frío no te re­se­quen el cue­ro ca­be­llu­do, ni los go­rros au­men­ten el frizz, se re­co­mien­da la­var tu ca­be­llo con me­nos fre­cuen­cia que en ve­rano.

Cuan­do el pelo es­tá mo­ja­do es mu­cho más frá­gil y, por lo tan­to, es más pro­pen­so a rom­per­se. Ojo que el uso de se­ca­dor ex­ce­si­vo tam­bién da­ña el ca­be­llo. Otra técnica que se re­co­mien­da para el cui­da­do ca­pi­lar es uti­li­zar acei­tes que ten­gan dos pro­pie­da­des esen­cia­les: que por un la­do com­ba­tan el frizz y, por otro, se­llen las pun­tas evi­tan­do que se abran y tu pelo pa­rez­ca es­co­ba. Hay mu­chas mar­cas que tra­ba­jan con es­tos pro­duc­tos, cu­yas fór­mu­las ade­más sir­ven para au­men­tar el bri­llo.

En es­ta épo­ca in­ver­nal tam­bién es cla­ve preo­cu­par­se por la elec­tri­ci­dad es­tá­ti­ca que acu­mu­la nues­tro pelo, la que au­men­ta con la re­ti­ra­da del ca­lor y el cre­ci­mien­to de la hu­me­dad. Para es­to, se re­co­mien­da uti­li­zar pei­nes que re­ti­ran la ener­gía del ca­be­llo.

Por úl­ti­mo, in­ten­ta lle­var lo más po­si­ble el pelo suel­to o con tren­za -que es el pei­na­do que me­nos lo mal­tra­ta-, es­pe­cial­men­te en es­ta épo­ca en que usa­mos go­rros, ban­da­nas y cue­llos de tor­tu­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.