Pa­ró la cha­la al ver la cuen­ta de la luz

CHE NO SO­POR­TÓ IM­PAC­TO AL VER LO QUE DE­BÍA

La Cuarta - - LA VUELTA AL MUNDO -

Un pa­ta­tús que lo lle­vó di­rec­to don­de el Ta­ti­ta Dios fue el que su­frió un ciu­da­dano ar­gen­tino cu­ya cu­cha­ra no so­por­tó la im­pre­sión al ver que la cuen­ta de la luz subía y subía co­mo es­pu­mi­ta.

El fi­na­di­to, iden­ti­fi­ca­do co­mo Car­los Bueno (62), vi­vía en la lo­ca­li­dad de Pre­si­den­te Ro­que Sáenz Pe­ña en la pro­vin­cia de Cha­co, y fue su es­po­sa Na­ta­lia Mu­drik quien lo en­con­tró ca­si sin vi­da al la­do de las bo­le­tas de luz, snif.

“La im­po­ten­cia y los ner­vios al ver su­mas tan ele­va­das en las bo­le­tas de luz le hi­cie­ron su­bir la pre­sión y tam­bién el azúcar, por­que él era hi­per­ten­so y dia­bé­ti­co”, di­jo la viu­da.

Ase­gu­ró que el hom­bre al­can­zó a bal­bu­cear “al­go con res­pec­to a las bo­le­tas de luz, ha­bló de su hi­ja y pi­dió que cui­de la fá­bri­ca de hie­lo ‘San Re­mo’”, que sus­ten­ta­ba a la fa­mi­lia y que les da­ba de co­mer des­de 1991.

Mu­drik ase­gu­ró que “pa­sa­mos de pa­gar 3 mil a 19 mil, y él en la mano te­nía dos fac­tu­ras, una de más de 20 mil y otra su­pe­rior a 28 mil pe­sos”.

“Mi es­po­so te­nía gran­des pro­yec­tos para crear fuen­tes de tra­ba­jo en nues­tra ciu­dad. Creo que el go­bierno de­be­ría dar­le una mano a las Pymes y no te­ner que lle­gar a es­ta si­tua­cio­nes”, sol­tó la acon­go­ja­da mu­jer.

En la pro­vin­cia de Cha­co la pres­ta­ción del ser­vi­cio de ener­gía es­tá a car­go de una em­pre­sa pro­vin­cial, co­no­ci­da co­mo Se­cheep, ca­rac­te­ri­za­da por apli­car unas de las ta­ri­fas más al­tas de Ar­gen­ti­na, chan­fle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.