¡PÓN­GA­LE OJO a las ca­ta­ra­tas!

La Cuarta - - DEPORTES -

Las per­so­nas con dia­be­tes tie­nen un ries­go ma­yor de desa­rro­llar ca­ta­ra­tas. Es ideal man­te­ner un ni­vel sa­lu­da­ble de azúcar en la san­gre, tan­to para la sa­lud en ge­ne­ral co­mo para la sa­lud de su vis­ta. Una die­ta ca­chi­lu­pi, que es ideal pa’ to­dos, de­be­ría in­cluir en es­pe­cial mu­chas ver­du­ras de ho­ja. Ade­más, in­cor­po­rar ali­men­tos ri­cos en an­ti­oxi­dan­tes, co­mo be­ta­ca­ro­teno, se­le­nio y vi­ta­mi­nas C y E tam­bién pue­de ayu­dar a pre­ve­nir el desa­rro­llo de ca­ta­ra­tas. Es im­por­tan­te la in­ges­ta de ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na A, en­car­ga­da de re­ge­ne­rar te­ji­dos del cuer­po, en­tre los que des­ta­can los ojos. La vi­ta­mi­na A se en­car­ga de re­cons­truir el te­ji­do da­ña­do y re­for­zar­lo. La po­de­mos en­con­trar en ali­men­tos de co­lor na­ran­ja o ro­ji­zo co­mo la za­naho­ria, ca­la­ba­za, moras o cí­tri­cos. En cam­bio, es im­por­tan­te evi­tar otro ti­po de ali­men­tos, co­mo los lác­teos o las gra­sas sa­tu­ra­das, ya que es­te ti­po de nu­trien­tes de­te­rio­ran las pro­teí­nas que se en­cuen­tran en el ojo.

Hay que man­te­ner con­tro­la­das las en­fer­me­da­des fa­vo­re­ce­do­ras de es­ta pa­to­lo­gía, co­mo la dia­be­tes o la hi­po­cal­ce­mia. Ade­más, una bue­na circulación san­guí­nea es im­por­tan­te para me­jo­rar la sa­lud ocu­lar, y a es­to po­de­mos con­tri­buir con la práctica de ejer­ci­cio. Siem­pre hay que pro­te­ger la vis­ta de los ra­yos UV, ya que es­tos pue­den ace­le­rar la for­ma­ción de ca­ta­ra­tas, in­clu­so en pa­cien­tes jó­ve­nes. In­clu­so si le pa­re­ce que su vis­ta es ní­ti­da y es­tá sa­na, vi­si­te a un es­pe­cia­lis­ta una vez al año.

Con los años hay que po­ner­le ojo a la vis­ta y un ejem­plo son las ca­ta­ra­tas, la cau­sa más co­mún de ce­gue­ra pe­ro que es tra­ta­ble con ci­ru­gía. Pa’l doc An­to­nio Cor­ne­jo, je­fe de of­tal­mo­lo­gía del Hos­pi­tal Clí­ni­co San Bor­ja Arria­rán, es­te acha­que se pro­du­ce “por una acu­mu­la­ción de pro­teí­nas da­ña­das en el ojo, con­cre­ta­men­te en el cris­ta­lino, y que aca­ban por en­tur­biar la vis­ta, ya que son opa­cas y no per­mi­ten que la luz pa­se con fa­ci­li­dad. Se pro­du­ce en la ma­yo­ría de los ca­sos a lo lar­go de los años y aca­ba por pro­vo­car una vis­ta de ma­la ca­li­dad, que en oca­sio­nes ape­nas per­mi­te di­fe­ren­ciar ob­je­tos con ni­ti­dez”.

Ade­más de la acu­mu­la­ción de es­tas pro­teí­nas, las ca­ta­ra­tas se pue­den pro­vo­car por otros mo­ti­vos. Ca­che cuá­les son:

Los gol­pes y trau­ma­tis­mos. Es­tos ac­ci­den­tes pue­den aca­bar por em­peo­rar la vi­sión a cual­quier edad.

Al­gu­nas en­fer­me­da­des, co­mo la dia­be­tes. Pue­den ser con­gé­ni­tas. En el ca­so de al­gu­nos de­por­tis­tas, pue­den de­ber­se al abu­so de es­te­roi­des y anabo­li­zan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.