Cui­de su sa­lud fí­si­ca y la mo­lle­ra

La Cuarta - - SISMOS -

La se­gui­di­lla de tem­blo­res de dis­tin­ta in­ten­si­dad que nos ha mo­vi­do el pi­so la úl­ti­ma se­ma­na, nos re­cuer­da lo vul­ne­ra­ble que so­mos an­te es­te fe­nó­meno na­tu­ral. Pe­ro tran­qui­lo, pa­pá. “Hay me­di­das al al­can­ce de la mano para es­tar pre­ve­ni­dos y cui­dar la sa­lud fí­si­ca y tam­bién men­tal”, nos se­ña­la Clau­dia Moya, si­có­lo­ga y en­fer­me­ra de la Uni­ver­si­dad San Sebastián.

La pro­fe ad­vier­te que “si es­ta ma­ña­na ama­ne­ció con más sue­ño del nor­mal, con una sen­sa­ción de ale­tar­ga­mien­to y can­sa­do, que no le ex­tra­ñe por­que es una de las con­se­cuen­cias fí­si­cas y si­co­ló­gi­cas que de­jan los sis­mos y sus ré­pli­cas”.

Es­to, por­que “des­de el pun­to de vis­ta de la sa­lud men­tal, im­pli­can una per­tur­ba­ción si­co­so­cial que so­bre­pa­sa la ca­pa­ci­dad de ma­ne­jo o afron­ta­mien­to de la po­bla­ción afec­ta­da”, se­gún co­men­ta la si­có­lo­ga.

La es­pe­cia­lis­ta agre­ga que “el im­pac­to emo­cio­nal va­ría con el trans­cur­so del tiem­po, pe­ro sue­le ser muy acen­tua­do y so­bre­pa­sar la ca­pa­ci­dad de con­trol de los in­di­vi­duos en los pri­me­ros mo­men­tos des­pués del even­to”. En es­te con­tex­to, en la ma­yo­ría de las per­so­nas adul­tas pue­den ob­ser­var­se las si­guien­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.