Mar­ce­la del Sol:

Cla­ves de “Ca­lei­dos­co­pio”, su obra La es­cri­to­ra na­cio­nal cuen­ta las ni ca­de­nas don­de ha­bla de se­xo sin ta­pu­jos

La Cuarta - - SISMOS - CLAU­DIA PA­CHE­CO @la­cuar­ta_c­pa­che www.la­cuar­ta.com ac­triz .

“Las ni­ñas no ha­blan de eso”. “Com­pór­te­se co­mo una señorita”. “El se­xo es co­sa de hom­bres”. To­das son frases con las que cre­ce­mos la las mu­je­res, pe­ro es­cri­to­ra na­cio­nal Mar­ce­la del Sol rom­pió el mol­de.

Es oriun­da de An­to­fa­gas­ta, pe­ro lle­va 22 años vi­vien­do en Aus­tra­lia. Ahí Por­que no quie­ro im­po­ner la reali­dad, aho­ra el fe­nó­meno eró­ti­co de la no­ve­la for­mó una fa­mi­lia y es­cri­bió “Ca­lei­dos­co­pio”, obra li­te­ra­ria eró­ti­ca en la que tam­bién su­peró trau­mas de vio­len­cias de to­do ti­po que su­frió en su in­fan­cia.

Su re­gre­so a Chi­le tie­ne co­mo cen­tro apoyar y apor­tar en la lu­cha de gé­ne­ro (ver no­ta se­cun­da­ria). “No de­jo de ve­nir a Chi­le, por­que veo ne­ce­si­da­des sociales, en las que quie­ro con­tri­buir de al­gu­na ma­ne­ra”, di­jo. - ¿Có­mo te ini­cias­te co­mo es­cri­to­ra? - Des­de chi­ca me gus­ta­ba es­cri­bir, me ga­na­ba con­cur­sos li­te­ra­rios en el co­le­gio. Ha si­do la úni­ca ma­ne­ra que he en­con­tra­do de co­mu­ni­car y des­cu­brir­me, es una for­ma libre de pre­jui­cios, de es­cru­ti­nio.

- Fuis­te víc­ti­ma de abu­so. ¿Es­cri­bir te li­be­ró?

- Es una lin­da te­ra­pia. He exor­ci­za­do un mon­tón de de­mo­nios a tra­vés de la es­cri­tu­ra, es una aven­tu­ra in­ce­san­te.

- Hay que ser va­lien­te pa’ es­cri­bir de se­xo sien­do mi­na, ¿no?

- El li­bro es­tá abier­to a in­ter­pre­ta­cio­nes, y es­toy fe­liz que la gen­te lo ha­ga co­mo quie­ra. dia­rio y me pro­du­ce tris­te­za, no co­mo es­cri­to­ra, sino co­mo mu­jer.

- ¿Lla­mas al em­po­de­ra­mien­to femenino?

- Es que te­ne­mos to­das las li­ber­ta­des que que­re­mos, pe­ro te­me­mos que y re­cla­mar­las y ejer­cer­las, es­ta­mos en un tiem­po en que la mu­jer aún de­be ba­ta­llar en pos de lo que es nues­tro, pe­ro nos en­tor­pe­cen el ac­ce­so a lo que es nues­tro, no es­ta­mos re­cla­man­do al­go que no sea pro­pio, ni qui­tán­do­le na­da a na­die. Sin em­bar­go, aún te­ne­mos que pe­lear por eso.

- Un buen men­sa­je a to­das las mu­je­res...

- No ha­blo gra­tui­ta­men­te del fe­mi­nis­mo ni del em­po­de­ra­mien­to se­xual de la mu­jer. Ha si­do un via­je, ha­blo de un pun­to de ex­pe­rien­cia y em­pa­tía. Soy su­je­to y no ob­je­to de na­die. a Soy una mu­jer se­xual y ni­vel de mis ne­ce­si­da­des no las de mi pa­re­ja; soy has­ta don­de me iden­ti­fi­co, siem­pre yo pri­me­ro en la se­xua­li­dad.

- ¿Dón­de pi­llo el li­bra­co?

- Es­tá en las li­bre­rías del país, en Chi­le ha­ce tiem­po, y ojo que la ver­sión na­cio­nal es­tá chi­le­ni­za­da. ha si­do sor­pre­si­vo, por­que el li­bro lo es­cri­bí para de­mos­trar una reali­dad que exis­te y que no es muy sa­bi­da, es de esas co­sas que ba­rre­mos ba­jo la al­fom­bra.

- Pe­ro, ¿es más que só­lo un li­bro ca­chon­do?

- Es una his­to­ria mul­ti­di­men­sio­nal con mu­cho em­po­de­ra­mien­to femenino, pe­ro tam­bién sir­ve para mos­trar la vi­da de mu­cha gen­te que ha si­do in­vi­si­bi­li­za­da.

- Cuá­ti­co par­lar de las ar­tes ama­to­rias...

- El se­xo en mi li­bro es un te­ma cen­tral, por­que te de­mues­tra có­mo pue­de ser una he­rra­mien­ta per­ni­cio­sa co­mo des­truc­ti­va en la vi­da. Es to­do un te­ma, sé de gen­te que lee el li­bro en el me­tro es­con­di­da, de­trás de un cua­derno o de un

Ma­rilyn Mon­roe,

FONOS DE EMER­GEN­CIA

Fono Mu­jer PDI Pue­des lla­mar si su­fres vio­len­cia o la pre­sen­cias, pe­ro ade­más bus­ca orien­ta­ción en el 800104008, del Mi­nis­te­rio de la Mu­jer y la Equi­dad de Gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.