La fa­mi­lia que vi­ve en el ce­men­te­rio: “Na­die nos vi­si­ta”

El pan­te­one­ro del cam­po­san­to de San Fran­cis­co de Mos­ta­zal vi­ve con su se­ño­ra e hi­jos en una ca­sa a dos me­tros de las tum­bas

La Cuarta - - PAÍS - SE­BAS­TIÁN FONCEA @la­cuar­ta_­fon­cea

Car­los Ga­rri­do (39) es­cu­chó en una fe­ria de San Fran­cis­co de Mos­ta­zal a unas ve­te­ra­nas que con­ver­sa­ban so­bre una pega que ha­bía en el ce­men­te­rio lo­cal. Ellas de­cían que ni por na­da del mundo acep­ta­rían de pu­ro mie­do.

“A mí me lla­mó la aten­ción, fui a ver de qué se tra­ta­ba y ya lle­vó sie­te años co­mo pan­te­one­ro a car­go de las se­pul­tu­ras, re­duc­cio­nes, tras­la­dos y aseo del ce­men­te­rio”, con­tó.

Una ven­ta­ja del pues­to era que venía con alo­ja­mien­to, por­que Car­los y su fa­mi­lia se ins­ta­la­ron en una año­sa ca­sa de ado­be ubi­ca­da en me­dio del cam­po­san­to, a me­nos de dos me­tros de las tum­bas más cer­ca­nas.

Ro­xa­na Gue­va­ra es la mu­jer de Car­los y nun­ca se hi­zo ata­dos por par­tir a vi­vir ahí, aun­que re­co­no­ce que le han pe­na­do. “He sen­ti­do que gol­pean la puer­ta, me pa­ro a abrir y no hay na­die, ade­más al­gu­nas ve­ces se sien­te una ca­rre­ti­lla pa­sar”, con­tó.

Su ma­ri­do ha sen­ti­do manifestaciones más fuer­tes. “En un rin­cón del ce­men­te­rio es­tán se­pul­ta­dos pu­ros ni­ñi­tos y des­de ahí a ve­ces se es­cu­chan llan­tos, uno se acer­ca y se de­tie- nen”, con­tó sin mie­do.

“Al prin­ci­pio, lo más fuer­te fue ha­cer las re­duc­cio­nes por to­do lo que sig­ni­fi­ca ma­ne­jar los res­tos de las per­so­nas, pe­ro lo más tris­te es cuan­do mue­re un ni­ño. En reali­dad esta pega es de pu­ra tris­te­za, pe­ro tie­ne co­sas bue­nas, yo a ve­ces acon­se­jo a las per­so­nas, les di­go que ten­drán un an­ge­li­to y tra­to de le­van­tar­les en áni­mo”, pre­ci­só Car­los.

Otro efec­to de vi­vir en un ce­men­te­rio es la es­ca­sa can­ti­dad de vi­si­tas que se de­jan caer a la ca­sa de la fa­mi­lia, y ellos siem­pre de­ben ser los que de­jan su ho­gar pa­ra re­unir­se con sus se­res que­ri­dos. “Na­die nos vi­si­ta”, di­jo Ro­xa­na.

Car­los ade­más nos con­fir­mó un mi­to. “En agos­to es cuan­do más gen­te mue­re y en sep­tiem­bre tam­bién por­que que­dan mal del mes an­te­rior. En sep­tiem­bre del año pa­sa­do tu­ve un en­tie­rro cada día, mien­tras que en el ve­rano son co­mo seis al mes”, con­tó.

En el tiem­po que lle­va a car­go del ce­men­te­rio Car­los ha de­bi­do se­pul­tar a al­gu­nos fa­mi­lia­res; en el mau­so­leo de su pa­ren­te­la des­can­san un tío, una tía y un pri­mo del hom­bre que an­tes tra­ba­ja­ba de co­lec­ti­ve­ro y ca­mio­ne­ro.

Lo cuá­ti­co es que el vi­den­te Ál­va­ro San­ti, del pro­gra­ma “La Her­man­dad”, de Chi­le­vi­sión, pa­só con la fa­mi­lia la úl­ti­ma no­che de San Juan, y le di­jo a Car­los que sus fa­mi­lia­res muer­tos lo acom­pa­ña­ban. Al pan­te­one­ro no le dio mie­do, sino que se sin­tió fe­liz de... por fin te­ner vi­si­tas en su ca­sa.

Pa­ra los ni­ños de la pa­re­ja a car­go del ce­men­te­rio, el lu­gar es co­mo el pa­tio de su ca­sa: jue­gan sin al­te­rar el sue­ño eterno de los muer­tos.

En agos­to es cuan­do más gen­te mue­re, y en sep­tiem­bre tam­bién”.

Car­los Ga­llar­do, pan­te­one­ro.

Gol­pean la puer­ta de mi ca­sa, me pa­ro a abrir y no hay na­die”.

Ro­xa­na Gue­va­ra, pan­te­one­ra.

En­te­rra­dor

Car­los con­tó que en agos­to y sep­tiem­bre mue­re más gen­te, mien­tras que en el ve­rano tie­ne po­ca pega.

Te­ne­bro­so

La ca­sa de ado­be que­da a dos me­tros de las tum­bas, pe­ro sus habitantes es­tán acos­tum­bra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.