El ca­pi ju­bi­la­ría has­ta al “Pi­lu­cho” del Na­cio­nal

Pe­se a que su men­te es­tá pues­ta en la fi­nal de la Con­fe­de­ra­cio­nes, Bravo se dio tiem­po pa’ cri­ti­car lo char­cha que es­tá el co­li­seo ñu­ñoíno. “Es un re­cin­to sin al­ma”, pa­ta­leó.

La Cuarta - - NO HAY SEGUNDA SIN TERCERA -

En el Es­ta­dio Na­cio­nal, Clau­dio Bravo vi­vió los mo­men­tos más emo­ti­vos de su ca­rre­ra. Pri­me­ro de­fen­dien­do al Co­lo le dio el tí­tu­lo del Aper­tu­ra 2006 fren­te a la “U” en el ar­co nor­te, y lue­go en 2015, en el pór­ti­co sur, el me­ta le en­tre­gó a Chi­le su pri­me­ra Co­pa Amé­ri­ca vo­lan­do de pa­lo a pa­lo en la de­fi­ni­ción a pe­na­les an­te Ar­gen­ti­na.

Con esos an­te­ce­den­tes, ¿por qué no en el lu­gar del pi­lu­cho po­ne­mos al ca­pi de la Ro­ja? La idea pue­de que­dar ahí pi­can­do, ya que el mis­mo ata­ja­pe­pas ma­ni­fes­tó que el re­cin­to de Ave­ni­da Gre­cia ne­ce­si­ta una ma­ni­to de ga­to ur­gen­te, pen­san­do fun­da­men­tal­men­te en enal­te­cer fi­gu­ras his­tó­ri­cas que han he­cho gran­des co­sas por los co­lo­res pa­trios.

“Me pa­só que gra­bé un co­mer­cial en el Na­cio­nal, es­tu­ve re­co­rrien­do lu­ga­res que ge­ne­ral­men­te no ve­mos y me en­con­tré con la in­gra­ta sor­pre­sa de ver un lu­gar sin al­ma, sin his­to­ria, po­bre, su­cio y sin iden­ti­dad. De ver­dad que me dio pe­na. Es tris­te dar­se cuen­ta que no hay ni si­quie­ra una fo­to de la gen­te que ju­gó el Mun­dial del 62, de la gen­te que ha com­pe­ti­do en otros Mun­dia­les, de no­so­tros mis­mos… son co­sas que de­be­mos me­jo­rar”, la lan­zó con ajo el ca­pi­tán, enoja­do co­mo ra­ra vez.

Al me­nos su pa­ta­leo re­ci­bió al to­que la res­pues­ta del ex Pre­si­den­te y as­pi­ran­te otra vez a La Mo­ne­da, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, quien en Twit­ter di­jo que “to­mo pro­pues­ta: re­mo­de­lar ins­ta­la­cio­nes y ha­cer un mu­seo que re­cuer­de los mo­men­tos épi­cos del fút­bol chi­leno”.

Ade­más, y pa’ que Don Ta­tán va­ya to­man­do no­ta, Bravo sa­lió en de­fen­sa in­clu­so de sus “ami­gos” pe­rio­dis­tas, se­ña­lan­do que “us­te­des ne­ce­si­tan una sa­la de pren­sa dig­na. El do­mo que tie­nen pa­ra ha­cer no­tas con 40 gra­dos de ca­lor no pue­de ser, pe­ro de su par­te tam­po­co hay crí­ti­ca y se de­be pre­sio­nar. No­so­tros ve­mos en Eu­ro­pa un te­ma to­tal­men­te dis­tin­to y eso de­be ser el me­jor ejem­plo”, alar­gó.

Es que Bravo y sus yun­tas es­tán a otro ni­vel, por lo mis­mo apro­ve­chó el mic y la im­por­tan­cia de su voz, pa’ dar­le un pa­li­to ex­tra a la ANFP, pa’ que una vez por todas se pon­ga las pi­las y se ra­je con un nue­vo Juan Pin­to Durán, tal co­mo lo pro­me­tió an­tes de arran­car co­mo un pa­to ma­lo a Es­ta­dos Uni­dos, don Ser­gio Ja­due.

“No es po­si­ble que no­so­tros no ten­ga­mos un re­cin­to acor­de, y no por no­so­tros, sino que tam­bién por los que vie­nen des­pués”, se­lló el pa­ta­leó ar­que­ro que más ve­ces ha de­fen­di­do el ar­co de la Ro­ja­za.

Bravo es­tá pe­lu­di­to y tie­ne opi­nión. Pe­ro en 1997 ya se te­nía fe ha­blan­do, cuan­do ape­nas te­nía 13 años, co­mo se ve en esta pu­bli­ca­ción del Aus­tral de Val­di­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.