“DJ Eins­tein” cam­bió tu­bos de en­sa­yo por pun­chi pun­chi

La cien­tí­fi­ca Lo­re­na Sulz lle­va la tor­na­me­sa a la sa­la pa’ dis­traer a los alum­nos y ade­más la rom­pe en fies­tas tecno

La Cuarta - - CRÓNICA - BE­LÉN MUÑOZ @la­cuar­ta_­be­len

Di­cen que no hay edad pa­ra ha­cer lo que a uno le apa­sio­na en la vi­da. Fue jus­ta­men­te, si­guien­do esa con­sig­na, que la cien­tí­fi­ca Lo­re­na Sulz (45) de­ci­dió de­jar de la­do por un ratito los tu­bos de en­sa­yo y de­ci­dió apren­der na­da me­nos que pin­char dis­cos.

La ma­tea, in­ves­ti­ga­do­ra del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca y Apli­ca­da de la Usach, con­fe­só que “mu­cha gen­te me di­ce que co­mo pue­do ser cien­tí­fi­ca y DJ, pe­ro lo veo co­mo dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da. So­mos un en­te in­te­gral”.

La “DJ doc­to­ra” o “Pood­le” co­mo le di­cen los ami­gos por ser cres­pi­ta, con­tó que lo su­yo es to­car tecno y pro­gres­si­ve, que es un gé­ne­ro mu­si­cal de mú­si­ca elec­tró­ni­ca.

“No soy DJ de ma­tri­mo­nios. Me mue­vo en el cir- cui­to un­der­ground san­tia­guino, que es un pú­bli­co bien exi­gen­te. No to­co na­da de reg­gae­ton”, ex­pli­ca.

Lo­re­na ca­cha que no pa­sa pio­la en­tre sus alum­nos y nos sol­tó que en un lo­te de opor­tu­ni­da­des ha vis­to a sus alum­nos en los mam­bos don­de va a pin­char dis­cos y los de­ja con la ta­ras­ca abier­ta.

“Me ven y que­dan he­la­dos. Una vez una ni­ña me di­jo pro­fe­so­ra, y le di­je acá no soy tu pro­fe”, con­tó.

Agre­gó que “los es­tu­dian­tes tam­bién me pre­gun­tan si es ver­dad que soy DJ, por­que an­tes lo tu­ve más ocul­to. Se acer­can sú­per tí­mi­dos y me di­cen que es­tu­dian con mi mú­si­ca”.

So­bre la sen­sa­ción que tie­ne ca­da vez que se me­te a una ca­bi­na, Lo­re­na es ul­tra cla­ra: “Pue­do es­tar de­pri­mi­da o es­tre­sa­da, pe­ro cuan­do me me­to a la ca­bi­na y cuan­do to­co la mú­si­ca que­do con­ten­ta”.

Agre­gó que “cuan­do la gen­te me pa­ra aba­jo y me di­ce gra­cias por la mú­si­ca es ba­cán, por­que eso es lo que uno quie­re. Po­der en­tre­gar­le a la gen­te el men­sa­je que quie­ro”.

CON SUS ALUM­NOS

Lo­re con­tó que des­de que era ca­bra chi­ca te­nía el bi­chi­to de la ciencia, on­da que a los ocho años veía to­dos los do­cu­men­ta­les cien­tí­fi­cos que se le cru­za­ban por de­lan­te.

Lo­re es tan, pe­ro tan ca­pe­ru­za, que cra­neó una fór­mu­la pa­ra unir sus dos pa­sio­nes: la mú­si­ca y la ciencia.

“Creo que las co­sas que uno ha­ce con las ma­nos que­dan más me­ti­das en la ca­be­za de los alum­nos que lo que pue­den leer”, ase­gu­ró.

De he­cho Lo­re lle­va su ta­ble­ro de DJ y se los mues­tra a los es­tu­dian­tes: “Los in­vi­to a que aga­rren las pe­ri­llas un po­qui­to, a su­bir la fre­cuen­cia a una on­da, por ejem­plo. Creo que es en­tre­te­ni­do mos­trar que la ciencia es­tá en to­dos la­dos, no só­lo en un la­bo­ra­to­rio”.

La in­ves­ti­ga­do­ra del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Bio­me­di­ca y Apli­ca de la que Usach se­ña­ló que los alum­nos que no sa­ben de su pa­sión que­dan lo­cos cuan­do la ven to­car en fies­tas.

Soy elec­tró­ni­ca Lo­re con­fe­só que siem­pre le ha gus­ta­do la mú­si­ca y que lo su­yo es lo tecno y pro­gres­si­ve. “Es ba­cán po­der en­tre­gar el men­sa­je que quie­ro a la gen­te”, sol­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.