VI­DA SA­NA co­ra­zón con­ten­to

PRE­SEN­TA TRA­TA­MIEN­TOS DE QUE­MA­DU­RAS ME­NO­RES

La Cuarta - - PRESENTA -

La for­ma más fá­cil de cla­si­fi­car una que­ma­du­ra es ca­char que la cau­só (li­qui­do ca­lien­te, elec­tri­ci­dad, sus­tan­cia quí­mi­ca, va­por…). Es­to es im­por­tan­te, ya que sa­bre­mos qué ac­cio­nes to­mar y que no ha­cer. Por ejem­plo, en una que­ma­du­ra por elec­tri­ci­dad no de­be usar agua. In­de­pen­dien­te de la cau­sa, las que­ma­du­ras se cla­si­fi­can por la pro­fun­di­dad de la piel afec­ta­da, o sea, des­de la ca­pa más su­per­fi­cial (epi­der­mis) a com­pro­me­ter múscu­los y hue­sos.

1. Las que­ma­du­ras tipo A so­lo afec­tan la ca­pa más su­per­fi­cial de la piel (epi­der­mis) y se ca­rac­te­ri­zan por una co­lo­ra­ción ro­ji­za y son muy do­lo­ro­sas. Por ejem­plo, que­ma­du­ras por ex­po­si­ción al ca­re­ga­llo y que­ma­du­ras por lí­qui­dos u ob­je­tos ca­lien­tes.

2. Las que­ma­du­ras tipo AB comprometen el res­to de las ca­pas de la piel. Se for­man flic­te­nas (am­po­llas), pre­sen­tan­do do­lor. Por ejem­plo, las que­ma­du­ras por lí­qui­dos ca­lien­tes, ob­je­tos ca­lien­tes, va­por y al­gu­nas sus­tan­cias quí­mi­cas.

3. Las que­ma­du­ras tipo B, comprometen to­das las ca­pas de la piel, pu­dien­do lle­gar a múscu­los y hue­sos. Pre­sen­tan una co­lo­ra­ción blan­ca o ne­gra, los te­ji­dos se vuel­ven du­ros y acar­to­na­dos y ge­ne­ral­men­te no pre­sen­tan do­lor. Por ejem­plo, que­ma­du­ras quí­mi­cas y pro­vo­ca­das por ex­po­si­ción a fue­go pro­lon­ga­do. En el ca­so de que­ma­du­ras por elec­tri­ci­dad, sus­tan­cias quí­mi­cas, ex­plo­sión o lí­qui­dos ca­lien­tes que ha­yan afec­ta­do, ca­ra, cue­llo o zo­nas ex­ten­sas del cuer­po, lla­me al 131, ser­vi­cio de am­bu­lan­cias del SA­MU y se­guir las si­guien­tes re­co­men­da­cio­nes:

• Qui­tar la ro­pa que­ma­da del cuer­po del pa­cien­te siem­pre que es­to no ge­ne­re más le­sio­nes.

• No en­fríe el cuer­po de la víc­ti­ma, la ba­ja brus­ca de tem­pe­ra­tu­ra pue­de com­pli­car el es­ta­do de sa­lud del afec­ta­do

• Eva­lúe el es­ta­do de con­cien­cia, si la respiración es con o sin di­fi­cul­tad, cir­cu­la­ción (piel ro­sa­da o pá­li­da), zo­na del cuer­po afec­ta­da y agen­te cau­sal. Es­tos da­tos son cla­ves al so­li­ci­tar la am­bu­lan­cia.

• En­vuel­va el área que­ma­da con un pa­ño hú­me­do o una toa­lla lim­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.