CÓ­MO EN­FREN­TAR las que­ma­du­ras do­més­ti­cas

La Cuarta - - PRESENTA -

• Las ac­cio­nes de pri­me­ros au­xi­lios pa­ra las que­ma­du­ras, siem­pre que sea por lí­qui­dos ca­lien­tes o por con­tac­to con ob­je­tos ca­lien­tes, se­rá re­ti­rar a la per­so­na del agen­te cau­sal y en­friar la zo­na afec­ta­da usan­do agua.

• El agua de­be fluir di­rec­ta­men­te so­bre la su­per­fi­cie que­ma­da por unos 15 mi­nu­tos. Es­to se pue­de ha­cer has­ta que el do­lor se ali­vie un po­co.

• Si es po­si­ble sa­que la ro­pa, si al re­ti­rar­la no ge­ne­ra más le­sión.

• No apli­que cre­mas, un­güen­tos, o sus­tan­cias ca­se­ras so­bre la que­ma­du­ra, ya que pue­de pro­vo­car una in­fec­ción, de­mo­re su ci­ca­tri­za­ción o ge­ne­ran­do ma­los re­sul­ta­dos es­té­ti­cos.

• Tras pa­sar al me­nos 15 mi­nu­tos ba­jo el cho­rro de agua, pue­de cu­brir la he­ri­da con un apó­si­to o tro­zo de gé­ne­ro lim­pio. Pue­de usar una toa­lla u otra te­la de al­go­dón. Evi­te te­las sin­té­ti­cas o im­permea­bles.

• Cu­bra sin com­pri­mir, ya que eso au­men­ta­rá el do­lor.

• No use analgésicos, ya que la au­to­me­di­ca­ción sin la su­per­vi­sión de un mé­di­co pue­de ge­ne­rar al­gún ries­go, so­bre to­do si el afec­ta­do es un ni­ño.

• En las que­ma­du­ras le­ves, se re­co­mien­da dar las pri­me­ras aten­cio­nes y acu­dir al ser­vi­cio de ur­gen­cia más cer­cano.

Las que­ma­du­ras son una de las le­sio­nes más co­mu­nes que ocu­rren en nues­tros pa­la­ce­tes. Pue­de va­riar des­de le­ves has­ta que­ma­du­ras gra­ves, que po­drían lle­gar a de­jar se­rias se­cue­las o in­clu­so ser fa­ta­les. Por ello “su pre­ven­ción es fun­da­men­tal, al igual que sa­ber có­mo reac­cio­nar en ca­so de su­frir una”, nos ad­vier­te Da­niel To­ro, re­ani­ma­dor SA­MU Me­tro­po­li­tano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.