La con­ta­mi­na­ción en la ca­sa

La Cuarta - - PRESENTA - El uso de plan­tas en el ho­gar: Re­for­zar los há­bi­tos de hi­gie­ne per­so­nal: Há­bi­tos de lim­pie­za en el ho­gar:

Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, ca­da año más de 4 mi­llo­nes de per­so­nas mue­ren pre­ma­tu­ra­men­te por en­fer­me­da­des atri­bui­bles a la con­ta­mi­na­ción del ai­re de los ho­ga­res, co­mo con­se­cuen­cia del uso de com­bus­ti­bles só­li­dos al in­te­rior. Más del 50% de las muer­tes por neu­mo­nía en me­no­res de 5 años son cau­sa­das por par­tí­cu­las in­ha­la­das en in­te­rio­res con ai­re con­ta­mi­na­do.

“Los más ex­pues­tos, co­mo Ade­más de de­co­ra­ti­vas, las plan­tas son fil­tros na­tu­ra­les de ai­re muy efec­ti­vas eli­mi­nan­do con­ta­mi­nan­tes pe­li­gro­sos den­tro del ho­gar. Lo re­co­men­da­do es te­ner­las en los es­pa­cios co­mu­nes, co­mo li­ving o co­me­dor, no en las ha­bi­ta­cio­nes. siem­pre, son los ho­ga­res más vul­ne­ra­bles, que de­ben usar tec­no­lo­gías in­efi­cien­tes pa­ra ca­le­fac­cio­nar y co­ci­nar, es­pe­cial­men­te le­ña y pa­ra­fi­na. Y en ellos, los ni­ños, adul­tos ma­yo­res y mu­je­res, que pa­san más tiem­po en el ho­gar”, se­ña­la el doc Mau­ri­cio Cés­ped, ca­pe­ru­zo bron­co­pul­mo­nar del Hos­pi­tal Clí­ni­co San Bor­ja Arria­rán. El es­pe­cia­lis­ta acla­ra que “en ge­ne­ral, las pe­que­ñas par­tí­cu­las y otros con­ta­mi­nan­tes del hu­mo de in­te­rio­res in­fla­man las vías res­pi­ra­to­rias y los pul­mo­nes, di­fi­cul­tan la res­pues­ta in­mu­ni­ta­ria y re­du­cen la ca­pa­ci­dad de oxi­ge­na­ción de la san­gre”.

Ade­más, el ex­per­to pre­ci­sa que “los efec­tos so­bre la sa­lud del uso de sis­te­mas de ca­le­fac­ción con­ta­mi­nan­tes pue­den ir de agu­dos (de cor­to pla­zo), co­mo irri­ta­ción de los ojos y na­riz, au­men­to de las in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias agu­das al­tas y bajas, exa­cer­ba­ción del as­ma bron­quial, de la EPOC (en­fer­me­dad pul­mo­nar obs­truc­ti­va En in­vierno, los vi­rus que cau­san res­fríos e in­fluen­za cir­cu­lan con ma­yor fre­cuen­cia y la ta­sa de con­ta­gio au­men­ta, por es­tar más en am­bien­tes ce­rra­dos y a ve­ces mal ven­ti­la­dos. La­var­se las ma­nos si­gue sien­do una de las me­jo­res for­mas de evi­tar el con­ta­gio. Ade­más, cu­brir­se la bo­ca con el bra­zo si es­tor­nu­da o to­se pa­ra evi­tar la pro­pa­ga­ción de los gér­me­nes. Asi­mis­mo, evi­te to­car­se los ojos, bo­ca y na­riz por­que así es co­mo se pro­pa­gan los vi­rus pre­sen­tes en sus ma­nos. crónica) o de car­dio­pa­tías, has­ta efec­tos cró­ni­cos (de lar­go pla­zo) que in­clu­so pue­den lle­gar al cán­cer pul­mo­nar”. El doc ad­vier­te ade­más que “las per­so­nas se ex­po­nen tam­bién a otros ries­gos pa­ra la sa­lud, co­mo que­ma­du­ras y otras le­sio­nes e in­to­xi­ca­cio­nes”.

Por ello, en in­vierno es muy im­por­tan­te to­mar en cuen­ta re­co­men­da­cio­nes pa­ra evi­tar la con­ta­mi­na­ción al in­te­rior de los ho­ga­res, que en oca­sio­nes pue­de ser in­clu­so más pe­li­gro­sa que la ex­te­rior.

Es ne­ce­sa­rio rea­li­zar un aseo pro­fun­do de for­ma pe­rió­di­ca, con én­fa­sis en evi­tar el pol­vo, que acu­mu­la áca­ros –cau­san­tes de aler­gias e irri­ta­cio­nes de las vías aé­reas-, así co­mo la hu­me­dad. Es cla­ve lim­piar con un pa­ño hú­me­do con agua y clo­ro pa­ra no le­van­tar más pol­vo y pri­vi­le­giar los pi­sos de ma­de­ra o bal­do­sas so­bre los de al­fom­bras. Evi­ta jun­tar dia­rios, bo­te­llas u otros, pa­ra evi­tar acu­mu­la­ción de pol­vo. Tam­bién se re­co­mien­da la­var la ro­pa de ca­ma con fre­cuen­cia, ya que los áca­ros, po­len o in­clu­so cas­pa ani­mal pue­den acu­mu­lar­se en ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.