¡LUDÓPATA desató una ma­tan­za!

Ve­te­ri­na­rio Os­val­do Cam­pos se sui­ci­dó tras ase­si­nar a dos tra­ba­ja­do­res y he­rir a otros cua­tro en el ca­sino Mon­ti­ce­llo

La Cuarta - - PAÍS - @la­cuar­ta_ sei­gi SEI­GI MI­RAN­DA

La ma­yo­ría de los chi­le­nos pren­día el fue­go y des­ta­pa­ba che­las pa­ra ver a La Ro­ja, cuan­do pa­sa­do el me­dio­día de ayer se desató una ba­la­ce­ra al in­te­rior de ca­sino Mon­ti­ce­llo de San Fran­cis­co de Mos­ta­zal.

Con el co­rrer de las ho­ras, y mien­tras la aten­ción se cen­tra­ba en la de­rro­ta de nues­tra se­lec­ción, se co­no­cie­ron de­ta­lles del tiroteo. Dos per­so­nas ha­bían fa­lle­ci­do y otras cua­tro re­sul­ta­ron he­ri­das pro­duc­to de los dis­pa­ros per­cu­ta­dos por un so­lo hom­bre.

El pro­ta­go­nis­ta era Os­val­do Cam­pos Azó­car, un ve­te­ri­na­rio de 39 años, con un ex­ten­so cu­rri­cu­lum en su área. Era due­ño de una clí­ni­ca en Mai­pú, don­de ade­más re­si­día so­lo, e in­clu­so ase­gu­ra­ba que fue pre­si­den­te de la Agru­pa­ción de Mé­di­cos Ve­te­ri­na­rios del Sec­tor Po­nien­te de San­tia­go. Es­to fue des­men­ti­do por sus co­le­gas (ver pá­gi­na 12).

El ti­tu­la­do de la Uni­ver­si­dad de Chi­le en 2001, quien cur­só su edu­ca­ción es­co­lar en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal, pro­mo­cio­na­ba sus ser­vi­cios en una pá­gi­na web, don­de se que­bra­ba con sus par­ti­ci­pa­cio­nes en el pro­gra­ma “La Ley de la Sel­va” y “Aquí en Vi­vo” de Me­ga.

LUDÓPATA

Cam­pos ade­más era un ludópata. O sea, su­fría de adic­ción pa­to­ló­gi­ca a los jue­gos de azar. De he­cho, es­ta­ba alo­ja­do des­de el vier­nes pa­sa­do en el ho­tel del ca­sino, cuan­do co­men­zó a ju­gar com­pul­si­va­men­te. Ha­bría per­di­do cer­ca de 20 pa­los en­tre vier­nes y sá­ba­do has­ta que es­te do­min­go se man­dó otros 15 mi­llo­nes en un par de ho­ras en las me­sas del sec­tor VIP... ahí se des­en­ca­de­nó la tra­ge­dia.

De acuer­do a la in­for­ma­ción po­li­cial, el ve­te­ri­na­rio, que era clien­te pre­miun del es­ta­ble­ci­mien­to, es­ta­ba ju­gan­do so­lo a la ru­le­ta y cuan­do el cru­pier to­mó las fi­chas de la mi­llo­na­ria apues­ta per­di­da, Cam­pos re­tro­ce­dió dos pa­sos y le dis­pa­ró al em­plea­do del ca­sino, Ós­car Re­yes Va­len­zue­la (36), quien fa­lle­ció en el lu­gar.

Lue­go le dis­pa­ró a otros tra­ba­ja­do­res del ca­sino. Ca­ro­li­na de los Án­ge­les Ca­rre­ño Ávi­la (34) fa­lle­ció pro­duc­to de los ba­la­zos ca­mino al hos­pi­tal de Gra­ne­ros (ver no­ta apar­te). Otros cua­tro tra­ba­ja­do­res re­sul­ta­ron he­ri­dos, dos hom­bres con im­pac­to en el pe­cho y dos mu­je­res con le­sio­nes en las pier­nas. To­dos in­ter­na­dos en el hos­pi­tal de Ran­ca­gua.

LLA­MA­DO

Eran las 12.30 ho­ras y Ca­ra­bi­ne­ros re­ci­bió el pri­mer lla­ma­do des­de el ca­sino. De in­me­dia­to se ac­ti­vó un in­ten­so ope­ra­ti­vo po­li­cial por par­te del Gru­po de Ope­ra­cio­nes Po­li­cia­les Es­pe­cia­les (GOPE).

El ho­mi­ci­da se me­tió en uno de los ba­ños del sec­tor VIP, don­de es­tu­vo pa­ra­pe­ta­do du­ran­te ho­ras. Pe­se a los in­ten­tos del equi­po negociador por di­sua­dir­lo, se sui­ci­dó en ho­ras de la tar- de. “To­do in­di­ca que se qui­tó la vi­da con un quí­mi­co por­que no hay im­pac­to de ba­la en el ba­ño”, ex­pli­có la fis­cal Na­ya­let Man­si­lla.

Lue­go se su­po que en el mis­mo ba­ño ha­bía un guar­dia que se en­te­ró por ra­dio de lo que ocu­rría, y só­lo sa­lió tras el de­ce­so del ludópata. “Al pa­re­cer el su­je­to (ve­te­ri­na­rio) nun­ca se en­te­ró que el em­plea­do del ca­sino es­ta­ba en el lu­gar”, se­ña­ló el je­fe de la Cuar­ta Zo­na de Ca­ra­bi­ne­ros, ge­ne­ral Jo­sé Luis Ri­ve­ra.

Des­de el re­cin­to, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, la­men­ta­ron el su­ce­so y con­fir­ma­ron que los fa­lle­ci­dos son “dos tra­ba­ja­do­res de la or­ga­ni­za­ción que cum­plían sus fun­cio­nes en la sa­la de jue­gos del re­cin­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.