El ca­lle­jón no fue ni tan os­cu­ro

Pe­se a la de­rro­ta, el cam­peón del glo­bo des­pi­dió a la Ro­ja con ho­no­res en Ru­sia, don­de gra­cias a la co­se­cha tre­pa­re­mos al 7° lu­gar del ran­king y es­ta­ría­mos sien­do ca­be­zas de se­rie en Ru­sia 2018.

La Cuarta - - DEP -

Mien­tras al­gu­nos pe­so­tes se sacan la me­da­lla de se­gun­do lu­gar de pu­ro pi­co­tas, los ca­bros de la se­lec­ción na­cio­nal la re­ci­bie­ron con la fren­te en al­to, lágrimas en los ojos y sien­do aplau­di­dos por los ale­ma­nes, los tíos de la FIFA, Ma­ra­do­na y el gor­do Ro­nal­do.

Es que a pe­sar de que el vod­ka ter­mi­nó sien­do ti­bio y amar­go, Chi­le de­mos­tró ser un equi­pa­zo que pro­pu­so y nun­ca de­jó de bus­car la pe­pa, con una po­se­sión de pe­lo­ta brí­gi­da.

Qui­zás por eso nues­tros gla­dia­do­res se ga­na­ron el res­pe­to de sus ri­va­les con un histórico “pa­si­llo de ho­nor” y tam­bién del mun­do en­te­ro, ex­pre­sa­do en las re­des so­cia­les. Aun­que lo más po­si­ti­vo en la cruel de­rro­ta an­te los ger­ma­nos se ve­rá en los pró­xi­mos días, cuan­do apa­rez­ca el ran­king FIFA y en don­de va­mos a apa­re­cer en el 7° lu­gar, se­gún las es­ta­dís­ti­cas pre­li­mi­na­res que ya se die­ron a co­no­cer. En pa­la­bras sim­ples, gra­cias el cam­pa­ñón de los bi­cam­peo­nes de Amé­ri­ca es­ta­ría­mos sien­do ca­be­zo­nes de se­rie pa­ra el pró­xi­mo mun­dial de Ru­sia 2018, lo que nos abri­ría el cua­dro pa­ra evi­tar a ri­va­les pe­lúos. Eso sí, co­mo nun­ca hay que lim­piar­se el po­pín an­tes de sen­tar­se al trono, pri­me­ro hay que cla­si­fi­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.