¿Có­mo no va­mos a que­rer­te, Che­lo?

Mar­ce­lo Díaz, el mo­tor de la Ro­ja, llo­ró a ma­res tras el par­ti­do más te­rri­ble de su ca­rre­ra, pues co­me­tió un error que aca­bó en el gol ot­to. Lo com­pa­ró con su tra­ge­dia fa­mi­liar de ha­ce 14 años

La Cuarta - - DEP -

Sa­bía­mos que un error an­te los ale­ma­nes nos po­día cos­tar ca­ro. La­men­ta­ble­men­te, es­te lle­gó jus­to en el mo­men­to que la Ro­ja mos­tra­ba su me­jor fút­bol y, pa­ra peor, jus­to una ju­ga­da des­pués de que Ale­xis se per­die­ra un gol an­te Ter Ste­gen.

Es que en un mo­vi­mien­to que pa­re­cía sin ries­go, Mar­ce­lo Díaz se com­pli­có sa­lien­do cuan­do to­dos sus com­pa­ñe­ros se dis­pa­ra­ban al ata­que. Fue en la en­tra­da del área cuan­do Wer­ner lo apu­ró y le al­can­zó el ba­lón, pa­ra lue­go dár­se­la en ban­de­ja a Stindl, quien con el ar­co pe­la­do no tu­vo dra­mas en em­bo­car la úni­ca pe­pa, al fi­nal la de la Co­pa, en San Pe­ters­bur­go.

De una, las mi­ra­das se fi­ja­ron en “Ca­re­pa­to”, quien gri­tan­do al cie­lo se des­mo­ro­nó aními­ca­men­te. De he­cho, só­lo Gary Me­del co­rrió a de­cir­le que la ju­ga­da ya ha­bía pa­sa­do y que si­guie­ra ade­lan­te. Pe­ro el “21” ja­más vol­vió a ser el mis­mo y a los 53’ tu­vo que ser cam­bia­do. Lo peor del cal­va­rio ven­dría más tar­de. Una vez ter­mi­na­da la mocha, Díaz es­ta­lló en llan­to. Y aun­que fue el que más re­ci­bió abra­zos, mien­tras se ha­cía ju­go los ojos, Piz­zi, co­mo buen pa­pi, lo abra­zó pa­ra ex­pli­car­le que cuan­do se pier­de, pier­den to­dos.

To­do lo di­cho, eso sí, no cu­ró el do­lor de “Ca­re­pa­to”, quien lue­go con más lágrimas asu­mió to­do el pe­so de la de­rro­ta. “Así co­mo ha­ce 14 años me to­có su­frir en lo per­so­nal, en lo fa­mi­liar, hoy me to­ca su­frir por co­sas del fút­bol y no me que­da na­da más que le­van­tar­me”, sol­tó Díaz, tris­te por­que no ha­bía sen­ti­do tan­ta pe­na des­de la par­ti­da de su her­mano. “La­men­ta­ble­men­te, un error per­so­nal im­pi­de que nos lle­ve­mos el tí­tu­lo. Creo que aquí no hay que ser bru­jo, soy el res­pon­sa­ble del gol. La­men­ta­blen­te, no pu­di­mos em­pa­tar, la­men­ta­blen­te no pu­di­mos le­van­tar­nos de ese gol­pe. Mis com­pa­ñe­ros si­guie­ron ju­gan­do con una in­ten­si­dad y ga­rra, pe­ro mi error fue una ma­la pa­sa­da y oja­lá que sir­va de ex­pe­rien­cia”, agre­gó. Pa­ra re­ma­tar el ha­ra­ki­ri, “Ca­re­pa­to” pu­so el top guan de su cu­rrí­cu­lum la pi­fia de ano­che. “Fue di­fí­cil vol­ver al par­ti­do des­pués de co­me­ter tan gran­de error, el que se­rá qui­zás el peor que voy a co­me­ter en mi vi­da co­mo fut­bo­lis­ta. Un error lo co­me­te cu­la­quie­ra, es­ta vez me to­có a mí. De­bo le­van­tar­me y quie­ro agra­de­cer a mis com­pa­ñe­ros por la en­tre­ga y por el apo­yo que me brin­da­ron”, ce­rró.

Y aun­que no fal­ta­ron las crí­ti­cas, en lí­neas ge­ne­ra­les só­lo hu­bo ca­ri­ño y men­sa­jes de apo­yo pa’l ex azul, quien tam­bién pu­bli­có una car­ta pi­dien­do per­dón. Sí, ti­ra­do de las me­chas, con­si­de­ran­do que Díaz fue cla­ve en la ob­ten­ción de la Co­pa Amé­ri­ca 2015 y la Cen­te­na­rio. A le­van­tar­te, crack.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.