Cam­peo­nes, en el Mun­dial nos des­qui­ta­mos

La Ro­ja se des­pi­dió en­tre aplau­sos de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes pe­se a caer an­te Ale­ma­nia y aho­ra pien­sa en las Cla­si­fi­ca­to­rias pa­ra lo­grar un cu­po el pró­xi­mo año. ¡No nos ti­ri­ta la pe­res­troi­ka! Án­ge­lo Sa­gal tu­vo el em­pa­te a 7’ del fi­nal, pe­ro chu­teó a lo H

La Cuarta - - DEP -

Sí, hay bron­ca, y har­ta. ¿Pe­na? Tam­bién. ¿Ga­nas de chu­par? Siem­pre, in­clu­so si la pis­co­la es­tá ti­bia. Sin em­bar­go, lo que pa­só en San Pe­ters­bur­go no es pa­ra caer en de­pre, co­mo cuan­do ve su sal­do en la cuen­ta RUT a me­dia­dos de mes. Lo de ayer, sim­ple­men­te, es una opor­tu­ni­dad. Y los “pe­rros ra­bio­sos” lo sa­ben, por lo que ya pien­san en la cla­si­fi­ca­ción al Mun­dial, así de sim­ple.

Es cier­to, apar­te de “la pu­ra pun­ti­ta”, du­ran­te años es­cu­cha­mos la fra­se “siem­pre nos pa­sa lo mis­mo”. Ni ha­blar de la cal­cu­la­do­ra, don­de has­ta ha­bía que apli­car lo­ga­rit­mos pa­ra te­ner al­gu­na chan­ce. En cam­bio, hoy Chi­le es res­pe­ta­do a ni­vel mun­dial gra­cias a Bra­vo, Ale­xis, Vidal, Gary, Char­les y otros tan­tos, sal­vo el Cha­pu­lín. Y ni la de­rro­ta en la fi­nal de la Con­fe­de­ra­cio­nes lo pu­do cam­biar.

Y cla­ro, por mu­cho que Ale­ma­nia fue­ra un equi­po de pro­yec­ción, igual es el cam­peón del mun­do, y la Ro­ja lo tu­vo me­ti­do en su área, con el 60% de po­se­sión. Pu­do ser Char­les, tam­bién el “Rey” o el to­co­pi­llano, pe­ro ca­yó el gol de los ot­tos a los 20’ lue­go de un error de Mar­ce­lo Díaz. De­ma­sia­do cas­ti­go. En se­rio. Too much.

Cla­ro, la pe­pa le per­mi­tió cre­cer al equi­po de Löw, pe­ro nun­ca Chi­le ba­jó los bra­zos, ni si­quie­ra en la segunda pa­ta, cuan­do se equi­li­bró el plei­to ya sin “Ca­re­pa­to” en la can­cha. Sí, el mo­tor de la Se­lec­ción fo­re­ver.

Y si bien Án­ge­lo Sa­gal pu­do con­ver­tir­se en el hé­roe a los 83’ lue­go de un gran es­fuer­zo de Puch, le pe­gó co­mo el “Pi­pi­ta” y man­dó la pe­lo­ta a las nu­bes. Ya no que­da­ba tiem­po, la his­to­ria ya es­ta­ba es­cri­ta.

Ca­ye­ron, es cier­to, pe­ro co­mo siem­pre hay que te­ner chis­pe­za, el con­sue­lo es­tá en que nun­ca un equi­po que ha-

ya ga­na­do la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes, se re­pi­te el pla­to en el Mun­dial. De he­cho, ha­ce cua­tro años fue Bra­sil el güi­ner, y ya sa­be­mos có­mo le fue en la ci­ta pla­ne­ta­ria: bo­le­ta an­te el team chu­crut.

Eso sí, co­mo el equi­po sa­be lo que es la hu­mil­dad, an­tes de pla­ni­fi­car el “ma­mush­ka­zo”, tie­ne que ase­gu­rar un hue­co den­tro de los me­jo­res del con­ti­nen­te en las Cla­si­fi­ca­to­rias. Y pa­ra ello ya se en­fo­ca en la fe­cha do­ble an­te Pa­ra­guay y Bo­li­via, del 31 de agos­to y el 5 de sep­tiem­bre. Gra­cias por tan­to, eh.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.