LA DES­CO­NO­CI­DA HIS­TO­RIA DEL PIS­TO­LE­RO DEL CA­SINO

El ve­te­ri­na­rio Osvaldo Cam­pos, se­gún tes­ti­gos, te­nía una lis­ta ne­gra de per­so­nas que ame­na­zó con ma­tar, hi­zo ex­pe­ri­men­tos mor­ta­les con pe­rros y tu­vo 17 de­ten­cio­nes.

La Cuarta - - PORTADA - BE­LÉN MU­ÑOZ @la­cuar­ta_­be­len SEIGI MI­RAN­DA @la­cuar­ta_ seigi

Pa­blo Zá­ra­te era co­le­ga y ami­go de Osvaldo Cam­pos. El jue­ves fue la úl­ti­ma vez que con­ver­sa­ron por Fa­ce­book, y que­da­ron de jun­tar­se el sá­ba­do en la tar­de. “Él es­ta­ba bas­tan­te de­pri­mi­do. Lo vi muy afec­ta­do, le di­je que se re­cu­pe­ra­ra, que no se en­ce­rra­ra, que se re­cu­pe­ra­ra pa­ra po­der sa­lir ade­lan­te. De he­cho nos íba­mos a jun­tar ma­ña­na (hoy)”, re­la­tó a La Cuar­ta.

Ja­más ima­gi­nó que su com­pa­ñe­ro de uni­ver­si­dad, el mis­mo que co­no­cía ha­ce ca­si 17 años, ma­ta­ría a san­gre fría a dos tra­ba­ja­do­res del ca­sino Mon­ti­ce­llo tras per­der 15 mi­llo­nes.

“Cuan­do es­cu­cho en­tre el par­ti­do que hay un ve­te­ri­na­rio en el ca­sino pen­sé que po­día ser él. Fue te­rri­ble sa­ber que ma­tó a dos per­so­nas inocen­tes”, se­ña­ló.

Pa­blo re­la­tó que “Osvaldo ya ha­bía te­ni­do dos pro­ce­sos de­pre­si­vos en la vi­da. El pri­me­ro fue cuan­do fa­lle­ció su her­ma­na cuan­do él te­nía 16 años. Lue­go sus pa­pás eran su gran apo­yo, pe­ro ha­ce dos años fa­lle­cie­ron de cáncer. Y se que­dó so­lo. Fue de­vas­ta­dor pa­ra él, lo de­jó en el sue­lo”.

Pa­blo cree que “él (Os- val­do) te­nía al­gún tras­torno de per­so­na­li­dad” y agre­gó que “se po­nía agre­si­vo. Per­día sus es­tri­bos. De he­cho, has­ta el día de hoy, hay per­so­nas que me es­cri­ben bar­ba­ri­da­des de él”.

De he­cho, Zá­ra­te ase­gu­ró que Cam­pos le con­tó que “él es­ta­ba mal. Creo que lo te­nía mal los con­flic­tos con los clien­tes y sus co­le­gas”.

AME­NA­ZAS

Su ca­rác­ter ex­plo­si­vo lo vi­vió Olga No­ram­bue­na, quien tra­ba­jó tres años y me­dio con él en la ve­te­ri­na­ria que te­nía en Maipú. “Ata­ca­ba a to­do el mun­do. In­clu­so, mu­chas ve­ces ame­na­zó con ma­tar a las per­so­nas si no pa­ga­ban”.

La mu­jer re­co­no­ció que vi­vió un ver­da­de­ro cal­va­rio es­tos úl­ti­mos me­ses. “Una vez vi có­mo sa­ca­ba un ga­to muer­to de un mi­cro­on­das. In­clu­so, me ame­na­zó de muer­te”, re­ve­ló.

Agre­gó que “te­nía una lis­ta ne­gra en don­de sa­lía mu­cha gen­te de Maipú. In­clu­so, es­ta­ba mi hi­jo. Era un si­có­pa­ta”.

Olga con­tó que cuan­do vio las no­ti­cias el nom­bre de Osvaldo lo pri­me­ro que pen­só es que su je­fe se ma­ta­ría...

“Mu­chas ve­ces me di­jo que el día que se vie­ra en­vuel­to en pro­ble­mas, él se in­gre­sa­ría al­go a la ve­na”, di­jo.

In­clu­so sos­tu­vo que Osvaldo “sa­lía con je­rin­gas, se las pe­ga­ba en el an­te­bra­zo”.

Se­gún da­tos po­li­cia­les, Cam­pos re­gis­tra­ba 17 de­ten­cio­nes por dis­tin­tos de­li­tos en­tre el 2006 y el 2016. En­tre ellos, ri­ñas en vía pú­bli­ca, re­ten­ción de me­no­res y cua­si­de­li­to de le­sio­nes, ame­na­zas de aten­ta­dos, en­tre otros.

SO­LI­TA­RIO

Osvaldo, clien­te Pre­miun del ca­sino, era aman­te de los au­tos. In­clu­si­ve, en sus re­des so­cia­les fre­cuen­te­men­te subía imá­ge­nes de sus nue­vos vehícu­los.

Una ve­ci­na, que pre­fi­rió la re­ser­va de su nom­bre, re­ve­ló que “te­nía au­tos ca­ros y na­die en­ten­día por qué. To­dos lo en­con­tra­ban ra­ro”.

Zá­ra­te se­ña­ló que “ja­más lo vi con una pa­re­ja en la uni­ver­si­dad”. Agre­gó que “vi­vía con sus pa­pás y cuan­do ellos fa­lle­cie­ron se que­dó con la ca­sa, don­de vi­vía y que tam­bién era su (em­pre­sa) ve­te­ri­na­ria”.

Los em­plea­dos del Mon­ti­ce­llo te­nían bien iden­ti­fi­ca­do al ju­ga­dor, pues era un clien­te muy con­flic­ti­vo tan­to en el ho­tel co­mo en la sa­la de jue­gos.

És­te ha­bía pro­ta­go­ni­za­do al­gu­nos arran­ques de fu­ria tras per­der dinero y la aga­rra­ba con el cru­pier. “Los in­sul­ta­ba y ame­na­za­ba. Por eso en más de una oca­sión tu­vie­ron que pa­rar­le el ca­rro”, se­ña­ló Jor­ge, em­plea­do del ca­sino.

Carabineros in­for­mó que en abril pa­sa­do ha­bía pro­ta­go­ni­za­do in­ci­den­tes en el re­cin­to, uno de es­tos he­chos que­dó re­gis­tra­do en un vi­deo que él mis­mo subió a re­des so­cia­les don­de re­cla­ma­ba por­que te­nían ce­rra­do el ca­sino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.