Doc­tor:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Mi pro­ble­ma no tie­ne so­lu­ción, a me­nos de que sal­ga a la ca­lle con un sa­co pues­to des­de la ca­be­za a los pies. En se­rio. ¿Sa­be por qué? Por­que soy muy bo­ni­ta. No es que lo di­ga yo so­la­men­te, lo di­cen ca­si to­dos. Mis ami­gos y mis ami­gas lo cuen­tan en re­des so­cia­les y ten­go mu­chos ad­mi­ra­do­res, se me ti­ran al dul­ce y ya soy ca­si pro­fe­sio­nal en sa­cár­me­los de en­ci­ma. Pe­ro ten­go un do­lor en el co­ra­zón, por­que en el fon­do es­toy so­la, so­la, y me sien­to enamorada de un chi­co bien sim­pá­ti­co, in­te­li­gen­te, que no se da cuen­ta de que yo exis­to. Me pa­ro fren­te a él, luz­co con las me­jo­res pren­das y ca­si sin pren­das… ¡y na­da! ¿Es mar­ciano, zom­bi, ton­to? ¡Ayú­de­me!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.