DOMINIQUE SOR­PREN­DIÓ CON LOOK MORENO DE LA MARILYN

BE­LLA SE PRE­PA­RA CON OBRA DON­DE CON­TA­RÁ TO­DA SU VI­DA

La Cuarta - - PORTADA - TI­TO MARCHANT G. @la­cuar­ta_­ti­to

Dominique Lat­ti­mo­re es una dio­sa. Lin­da y due­ña de un buen hu­mor que mu­chas se que­rrían. La ca­bra que tu­vo cual­quier ata­do en “Do­ble Ten­ta­ción” (Mega) se su­birá al es­ce­na­rio del Tea­tro Co­ca Co­la City pa’ con­tar su vi­da en

“La Marilyn de

Cho­co­la­te”, un via­je a la in­ti­mi­dad de la mo­re­na, don­de lar­ga­rá sus más pro­fun­dos mie­dos y de­seos.

Hi­ja del amor de un afro­ame­ri­cano grin­go y una ru­bia chi­le­na, la ex “Mo­ran­dé con Com­pa­ñía”, na­ció en Con­cep­ción y de los 10 años que vi­ve en Santiago.

La Do­mi tiene una his­to­ria bien lin­da que, ni le­sa, ex­plo­ra­rá en la obra tea­tral, que ade­lan­tó con el dia­rio pop. “Mis pa­pás se co­no­cie­ron en Con­cep­ción, mi ma­má era se­lec­cio­na­da na­cio­nal de bás­quet­ball y mi pa­pá vino a Chile a ju­gar ese de­por­te. Él en una de las de­mos­tra­cio­nes vio a mi ma­má en la ga­le­ría y hu­bo un fla­cha­zo, po­lo­lea­ron tres me­ses, se ca­sa­ron y a los dos años na­cí yo. Lue­go ellos se se­pa­ra­ron cuan­do yo te­nía cin­co años, y aun­que él si­guió en Chile hi­zo otra fa­mi­lia. Lue­go se fue a Es­ta­dos Uni­dos y lo vi al­gu­nas ve­ces, pe­ro nun­ca tu­ve una re­la­ción cer­ca­na con él, por eso mi fi­gu­ra pa­ter­na es mi abue­lo, el pa­pá de mi ma­má”, de­ve­ló so­bre su his­to­ria ín­ti­ma y po­co co­no­ci­da, que es la ba­se de su lle­ga­da a las ta­blas.

- Te emo­cio­na ha­blar de él... - Mi pa­pá bio­ló­gi­co es­tu­vo muy au­sen­te du­ran­te mi vi­da, por eso mi abue­lo es mi pa­pá, se lla­ma­ba Ós­car Na­va­rre­te y ha­ce dos años que fa­lle­ció. - Du­ro gol­pe.

- Pe­ro me sir­vió pa­ra es­to, pa­ra el tea­tro, pa­ra cre­cer, pa­ra cam­biar. Des­de el do­lor de una pér­di­da tan im­por­tan­te, que to­da­vía creo no ten­go tan su­pe­ra­da, na­cen mis ga­nas y fuer­zas de ha­cer es­to.

- ¿Es­to te li­gó al tea­tro? - Es­tu­dio tea­tro ha­ce años en la Es­cue­la de Gus­ta­vo Me­za, ya es­toy ter­mi­nan­do. Me ha­bía ale­ja­do un po­co de la te­le an­tes del reality, por­que me que­ría sa­car un po­co el es­tig­ma de mu­jer sexy, de chi­ca Mo­ran­dé. Apar­te que pa­ra es­tu­diar tea­tro hay que de­di­car­le mu­cho tiem­po. - ¿Por qué de­bu­tar a lo Marilyn Mon­roe?

- Sí, con “La Marilyn de Cho­co­la­te”... Ella re­pre­sen­ta­ba un sex sym­bol, pe­ro no se sen­tía así. Era una mu­jer con pro­ble­mas y que su­fría mu­cho, que­ría mos­trar otros as­pec­tos de su vi­da y a ve­ces el es­tig­ma de ser una chi­ca sexy le ju­ga­ba en con­tra, y eso quie­ro de­mos­trar tam­bién. Es­to es un desafío pa­ra mí, quie­ro mos­trar más que eso, más que la chi­qui­lla sexy con po­ca ropa. Se que es­toy a años luz de lo que fue Marilyn, pe­ro es una fan­ta­sía.

- Por el tí­tu­lo se ca­cha que ha­bla­rás de tu piel...

- Ja­ja­já, ha­blo de mu­chas co­sas, pe­ro sí. Des­de que fue un ata­do en el úl­ti­mo reality, don­de pu­se in­clu­so una de­nun­cia con­tra una de las par­ti­ci­pan­tes que no va­mos a men­cio­nar (Oria­na Gon­zá­lez) o cuan­do era chi­ca y ob­via­men­te que cuan­do al­guien se enoja­ba con­mi­go lo pri­me­ro que me de­cía era “ne­gra no sé qué”. Pe­ro eso nun­ca me afec­tó, por­que pa­ra mí no era un in­sul­to que me di­je­ran ne­gra, es­toy or­gu­llo­sa de mi co­lor de piel.

- ¿En la obra es­tás so­li­ta? - No, es­ta es una obra ba­sa­da en mi vi­da, pe­ro es­tá es­cri­ta y di­ri­gi­da por Lu­ciano Mo­ra­les, ha­brá bai­les y co­reo­gra­fías a car­go de Dar­win Ruz y la mú­si­ca ori­gi­nal es de Ro­dri­go Ruiz.

- ¿ Y el es­treno?

- En agos­to, en el Tea­tro Co­ca Co­la City, ya pron­to sa­len a la ven­ta las en­tra­das, así que aten­to a mis re­des so­cia­les. (Instagram: @do­mi­lat­ti­mo­re).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.