Mi­cre­ro des­cue­ró a po­bre ca­chu­pín

La Cuarta - - PARA SERVIRLE -

-Por el Pu­len­to, se­ño­ra, ¿qué le pa­só? ¿Vio al cu­co? No gri­te.

- Sí, vi al Cu­co, pe­ro con for­ma hu­ma­na y a bor­do de una mi­cro del re­co­rri­do G-22.

- Na­rre la his­to­ria, por fa­vor.

- A las 20 ho­ras del mar­tes, en el pa­ra­de­ro 29 de Gran Ave­ni­da, en ca­lle Víc­tor Pla­za, un cho­fer de bus atro­pe­lló al pe­rri­to de un ve­cino.

- ¿Qué ha­cía el can suel­to?

- Da lo mis­mo, se­ñor, por­que lo te­rri­ble es que el mal­di­to le sa­có el cue­ri­to al bru­to con las rue­das y des­pués lo re­pa­só va­rias ve­ces has­ta que lo de­solló.

- Ho­rro­ro­so, de ver­dad.

-Te­rri­ble. Lla­ma­mos a Ca­ra­bi­ne­ros, le di­mos la pa­ten­te del bus, que ob­vio arran­có, pe­ro no pa­só na­da. Y aquí los bu­ses co­rren a 80 ki­ló­me­tros por ho­ra cuan­do só­lo de­ben tran­si­tar a 40.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.