Mi gua­cha:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

To­das las co­sas se pa­san cuan­do se plan­tean a cal­zón qui­ta­do. Pe­se a que su pier­na pe­lu­da lle­ga co­mo ten­ca a la ca­sa y se ha por­ta­do me­dio chue­co, pien­se que en el pa­pel no ha he­cho na­da con­fir­ma­do. Aho­ra, la mu­jer siem­pre tie­ne su ol­fa­to y en al­go ra­ro de­be­rá an­dar. Sin em­bar­go, no es co­mo pa­ra exi­gir­le que de­je su tra­ba­jo. De­be­ría con­ver­sar­lo con la mis­ma con­fian­za que tu­vo cuan­do po­lo­lea­ban y des­pués le dio el sí en la igle­sia. ¿Por qué se per­dió la mís­ti­ca?

Hay mi­les de ma­tri­mo­nios que pa­san por dis­tin­tos ata­dos, pe­ro mue­ren por fal­ta de co­mu­ni­ca­ción. Eso es lo que le pa­sa a us­ted. Pe­se a que a él le pe­ga­ría un buen ti­rón de ore­jas. Suer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.