MAR DE VI­ÑA ES UN OCÉANO DE SA­BOR EN SAN­TIA­GO

TE­NE­DOR LI­BRE ES RICO Y COM­PLE­TI­TO: PES­CA­DOS, MA­RIS­COS, CAR­NES Y PAS­TAS

La Cuarta - - ESPECTÁCULOS -

En­con­trar la mez­cla per­fec­ta en­tre ca­li­dad y can­ti­dad en un buffet es di­fí­cil, pe­ro eso no pa­sa en el “Mar de Vi­ña”, don­de la va­rie­dad de pla­tos, en­tre fríos y ca­lien­tes, de­ja has­ta el más co­mi­lón y de pa­la­dar más fino sal­tan­do en una pa­ti­ta.

Es­te lo­cal, un ver­da­de­ro paraíso de los pro­duc­tos ma­ri­nos, es de tra­di­ción fa­mi­liar. “Mi pa­dre co­men­zó en el ru­bro ha­ce mu­chos años con un res­tau­rant que se lla­ma­ba ‘Los Hor­ni­tos de Mai­pú’ y por dis­tin­tas co­sas lo de­jó. Des­pués, es­te mis­mo res­to­rán se mon­tó en Co­choa, y la gen­te le pe­día a mi pa­pá que pu­sie­ra uno en San­tia­go. Aho­ra ya lle­va­mos 12 años aquí en Jo­sé Ma­nuel In­fan­te 1232”, par­ló Se­bas­tián Salinas, je­fa­zo de es­te rincón e hi­jo de don En­ri­que Salinas, el fun­da­dor.

To­dos los días, apar­te de un lo­te de pla­tos fríos, en­tre los que se des­ta­ca el ce­vi­che y el pul­po al oli­vo, hay en­tre 12 a 14 pla­tos ca­lien­tes. “Nues­tras es­pe­cia­li­da­des es­tre­lla son la mer­lu­za aus­tral fri­ta y una car­ne bra­sea­da por 6 ho­ras, que sin lu­gar a du­das no hay quién que­de in­di­fe­ren­te a ellas cuan­do las prue­ban”, con­tó Se­ba.

Pa­ra re­ma­tar, si no quie­re co­mer só­lo pro­duc­tos del mar, hay una va­rie­dad de pas­tas he­chas en ca­sa que no se pue­den de­jar pa­sar, pues además de es­tar fres­cas, tie­nen una gran va­rie­dad co­mo pan­zo-

Ce­vi­che y pul­po al oli­vo son unos de los pla­tos más ala­ba­dos por los co­men­sa­les que re­ple­tan día a día es­te rincón pa’ co­mer has­ta que le dé hi­po.

QUE­DA? ¿DÓN­DE

1232, Ma­nuel In­fan­te Jo­sé Pro­vi­den­cia, a es de lu­nes aten­ción de y de El ho­ra­rio a 16.00, de 12.30 do­min­go,

23 ho­ras.

19.30 a

ttis, ra­vio­lis y ag­no­lo­tis.

Otro pun­to im­por­tan­te, es que los ape­ri­ti­vos que pue­de en­con­trar siem­pre se­rán em­pa­na­di­tas de que­so y chu­pe de can­gre­jo, co­mo pa­ra abrir el ape­ti­to.

Aho­ra, si lo su­yo es co­mer a lo Pan­ta­gruel, o sea, de to­do y sin pa­rar, el te­ne­dor li­bre con ma­ris­cos, car­nes y pas­tas sa­le $12.500 (sin pos­tre ni be­bi­das) y

$17.500 (con ape­ri­ti­vo, be­bi­da o vino y pos­tre). El ho­ra­rio de aten­ción es de lu­nes a do­min­go, de 12.30 a 16.00, y de

19.30 a 23 ho­ras.

El re­cin­to es tan am­plio, que es ideal pa­ra ir en pa­to­ta, ce­le­brar en­cuen­tros fa­mi­lia­res o con los ami­gos de la pe­ga. Pa­ra apa­gar ve­li­tas co­mien­do co­mo dio­ses, tam­bién es­tá más que pin­ta­do, só­lo de­be con­tac­tar­se con la ad­mi­nis­tra­ción y em­pe­zar a ha­cer ham­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.