AL PIT­BULL LE PU­SIE­RON LA CO­RREA: ANO­CHE SE CA­SÓ CON SU AMA­DA ES­PA­ÑO­LA

Me­del y su ama­da Cris­ti­na Mo­ra­les se ca­sa­ron ano­che en el Ce­rro San Cris­tó­bal, se­llan­do una her­mo­sa his­to­ria de amor.

La Cuarta - - PORTADA -

Los col­mi­llos del “Pit­bull” Me­del son de te­mer. Y bien lo sa­be Cris­ti­na Mo­ra­les, a quien el Gary la con­quis­tó con la chis­pe­za del chi­leno.

Ha­ce cua­tro años, la chi­qui­lla es­pa­ño­la era una pe­rio­dis­ta que las ofi­cia­ba de re­por­te­ra, don­de le to­ca­ba en­tre­vis­tar a los ju­ga­do­res. Épo­ca en que el ex cru­za­do ju­ga­ba en Se­vi­lla, y tras su­frir un gol­pe en que tu­vo que ven­dar­se la ca­be­za, el ca­bro fue en­tre­vis­ta­do por la guapa pro­fe­sio­nal del mi­cró­fono.

¡Qué le di­je­ron al otro! Al ra­to ya se es­ta­ba ju­gan­do la vi­da, ti­ran­do pa­re­des y ba­rrien­do pa­ra po­der en­gru­pir a lo chi­leno. Y co­mo tie­ne una sim­pa­tía que ya se la qui­sie­ran Brad Pitt y An­to­nio Ban­de­ras, la Cris ca­yó ren­di­da a los pies de nues­tro ídolo na­cio­nal.

Ya han pa­sa­do cua­tro ca­len­da­rios des­de eso. Na­ció Ales­san­dra fru­to de es­te amor y ayer se pu­sie­ron el ani­llo que aprie­ta pa­ra de­jar en cla­ro el amor que se tie­nen.

No fue una fies­ta cual­quie­ra. Apro­ve­chan­do sus va­ca­cio­nes, Gary ar­mó el man­so mam­bo con sus ami­gos más cer­ca­nos y fa­mi­lia­res, que lle­ga­ron has­ta la pun­ta del Ce­rro San Cris­tó­bal don­de el no­vio del año lle­gó a lo ba­cán en un Rolls-Roy­ce jun­to a su se­ño­ra.

Con un me­nú bien chi­leno y con ca­si 120 in­vi­ta­dos, el ídolo na­cio­nal ce­le­bró con tut­ti el ca­sa­mien­to.

El ca­bro se lo me­re­cía. Atrás de­jó to­dos los ata­dos ex­tra­fut­bo­lís­ti­cos que en su ju­ven­tud lo per­si­guie­ron y en­con­tró a su la­do a la mu­jer ideal, tal co­mo al­gu­na vez se lo re­la­tó a La Cuar­ta.

“Es en­can­ta­dor, an­tes de es­tar jun­tos ha­bla­mos mu­cho co­mo ami­gos”, con­tó so­bre su enamo­ra­do, con quien se hi­zo in­clu­so el mis­mo ta­tua­je. “Des­tino” es la pa­la­bra que eli­gie­ron sa­bien­do que por al­go se jun­ta­ron. Ella se lo hi­zo en la mu­ñe­ca, mien­tras que el crack for­ma­do en la Ca­to eli­gió su cue­llo.

Así el Gary cie­rra un lindo pro­ce­so que co­men­zó cuan­do con­tra­tó un avión pa’ so­bre­vo­lar­lo por Val­po con un lien­zo que de­cía “Cris, cá­sa­te con­mi­go”. ¡Aplau­sos pa’ los no­vios!

CRIS­TIÁN FA­JAR­DO @la­cuar­ta_­fa­ja

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.