LA FRON­TE­RA era la se­gun­da ca­sa de los po­lis

Fa­mi­lia­res pi­den ayu­da del Go­bierno “Evo usa­ría es­te ca­so pa­ra man­te­ner la ten­sión fron­te­ri­za”

La Cuarta - - PAÍS - @la­cuar­ta_­ma­nuel

A to­do pul­món gri­tan los po­lis Jai­me Díaz y Ni­co­lás Mo­ra­les en el al­ti­plano. Aren­gan a la Se­lec­ción Chi­le­na an­tes de la fi­nal de la Con­fe­de­ra­cio­nes con Ale­ma­nia. La es­ce­na es par­te de un vi­deo que com­par­tió Ca­ra­bi­ne­ros la se­ma­na pa­sa­da y en és­te tam­bién apa­re­ce la ca­mio­ne­ta po­li­cial que par­ti­ci­pó en el in­ci­den­te.

Am­bos ver­des in­te­gran la te­nen­cia de Uji­na, uni­dad que per­te­ne­ce a la 2ª Co­mi­sa­ría de Po­zo Al­mon­te, en la Re­gión de Ta­ra­pa­cá. El sub­ofi­cial Díaz (51), oriun­do de An­gol, lle­va po­co más de 15 ca­len­da­rios, de sus 27 co­mo po­li, en la zo­na nor­te, es­pe­cí­fi­ca­men­te en Iqui­que, don­de tie­ne su ca­sa fa­mi­liar. Fue en es­ta zo­na don­de se es­pe­cia­li­zó en res­guar­do fron­te­ri­zo, su gran pa­sión co­mo uni­for­ma­do.

Díaz es un fa­ná­ti­co del fút­bol y for­ma par­te del equi­po verde, don­de va­rias ve­ces ha sa­li­do cam­peón. Quie­nes lo co­no­cen lo des­cri­ben co­mo un hom­bre pio­la y de ho­ja in­ta­cha­ble. El año pa­sa­do pro­ta­go­ni­zó un vi­deo ins­ti­tu­cio­nal en el que ha­ce un lla­ma­do a do­nar en la Te­le­tón.

Es­tá ca­sa­do con Ruth Cue­vas, con quien tie­ne dos hi­jos, un hom­bre y una mu­jer. Es­ta úl­ti­ma si­guió los pa­sos de él y se me­tió a la Es­cue­la de Ofi­cia­les, don­de es una de las cin­co me­jo­res de su ge­ne­ra­ción.

EL CA­BO Y SU CACHUPINA

El ca­bo se­gun­do Mo­ra­les (27) es sol­te­ro y no tie­ne hi­jos. Lue­go de sa­lir del co­le­gio en la co­mu­na de Lo Bar­ne­chea se fue a Ari­ca, don­de se me­tió a Ca­ra­bi­ne­ros. Lle­va 4 años vis­tien­do el uni­for­me de las ca­ra­bi­nas cru­za­das.

Mo­ra­les es un aman­te de los ca­chu­pi­nes, y eso se no­ta en las múl­ti­ples fo­tos que com­par­te en su Féis­buc jun­to a su pe­rri­ta Lu­na, una San Bernardo que la es­pe­ra en su ca­sa. Al igual que el “su­fi” Díaz, tam­bién tie­ne una ho­ja de vi­da po­li­cial in­ta­cha­ble. La fa­mi­lia del sub­ofi­cial Jai­me Díaz Pe­zo vi­ve en An­gol y se en­te­ró al to­que de lo su­ce­di­do. La más acha­ca­da es do­ña Mag­da­le­na de las Nie­ves Pe­zo (80), su ma­dre. “Mi abue­li­ta es­tá mal por lo que se en­te­ró, ob­via­men­te, por­que ella es­tá le­jos de él. No ha sa­bi­do na­da, so­la­men­te se en­te­ró por la pren­sa, por lo que es­ta­mos mal co­mo fa­mi­lia”, di­jo Án­ge­la Mo­ra, so­bri­na del uni­for­ma­do, a Ra­dio Bio­bío. La chi­qui­lla con­fe­só que co­mo fa­mi­lia le pi­den al Go­bierno “que lo apo­yen, que ha­gan al­go pa­ra que lo en­víen de nue­vo al país”. Pa­ra el ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal Gui­ller­mo Holz­mann, la co­sa de­be­ría so­lu­cio­nar­se ra­pi­di­to, ya que a to­das lu­ces los ver­des no estaban co­me­tien­do nin­gún ilí­ci­to. Eso sí, po­dría ex­ten­der­se si es que el Go­bierno bo­li­viano de Evo Mo­ra­les me­te la cu­cha­ra y lo usa po­lí­ti­ca­men­te.

“Es­te ca­so de­be­ría so­lu­cio­nar­se rá­pi­da­men­te, pe­ro si pa­sa más allá de los 4 días es­to po­dría caer en al­go mu­cho ma­yor, ya que el Pre­si­den­te Evo Mo­ra­les usa­ría el ca­so pa­ra man­te­ner la ten­sión fron­te­ri­za”, se­ña­ló el pro­fe Holz­mann.

“Se­ría un error es­tra­té­gi­co usar­lo co­mo una es­pe­cie de ven­gan­za por el ca­so de los adua­ne­ros bo­li­via­nos, ya que a di­fe­ren­cia de eso los Ca­ra­bi­ne­ros no co­me­tían nin­gún de­li­to. El go­bierno bo­li­viano po­dría man­te­ner una es­tra­te­gia de com­pen­sa­ción lue­go de re­ci­bir a los adua­ne­ros y mi­li­ta­res co­mo már­ti­res”, agre­gó el ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal a La Cuar­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.