S

La Cuarta - - AL GALOPE -

u nom­bre es bas­tan­te ten­ta­dor, pe­ro la verdad es que la an­ti­gim­na­sia es to­do lo con­tra­rio. Si bien nos sue­na co­mo el an­ti­de­por­te, la verdad es que se tra­ta de un mé­to­do de bie­nes­tar crea­do en los años 70 por una te­ra­peu­ta fran­ce­sa Thé­rè­se Ber­te­ra, y que tie­ne por objetivo co­no­cer­nos me­jor y vi­vir me­jor con nues­tro pro­pio cuer­po. Se tra­ta de una ac­ti­vi­dad fí­si­ca so­bre el cuer­po y los múscu­los, pe­ro que a di­fe­ren­cia de la gim­na­sia re­gu­lar no se ba­sa en ejercicios re­pe­ti­ti­vos, sino que en mo­vi­mien­tos va­ria­dos, crea­ti­vos y di­ver­ti­dos.

Cons­tan­za Ga­rri­do, ki­ne­sió­lo­ga del Cen­tro Ki­né­si­co Ki­cep Sa­lud y Bie­nes­tar, se­ña­la que “soy ki­ne­sió­lo­ga de pro­fe­sión, y ha­ce unos años me ma­ra­vi­llé del mun­do de la an­ti­gim­na­sia, lo­gré el re­des­cu­bri­mien­to de mi cuer­po, po­ten­cian­do mis ac­ti­tu­des y vien­do cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en mi, tan­to cor­po­ral, men­tal y emo­cio­nal. Hoy es­toy muy fe­liz de ser pro­fe­sio­nal cer­ti­fi­ca­do de an­ti­gim­na­sia, ten­go el agra­do y or­gu­llo de traer es­te be­llo mé­to­do de bie­nes­tar a Chi­le.”

La pro­fe­sio­nal ex­pli­ca que es­tos mo­vi­mien­tos ayu­dan a co­no­cer­se me­jor, se ex­plo­ran nue­vos te­rri­to­rios, a me­nu­do ig­no­ra­dos, y, por eso mis­mo al­gu­nas ve­ces do­lo­ro­sos. Se ex­pe­ri­men­ta to­do el cuer­po, un mon­tón de múscu­los, se mue­ven los de­dos de los pies, se sa­ca la len­gua, se pasean los ojos, tra­ba­ja­mos con la ima­gi­na­ción, con nues­tras ma­nos etc.

En­tre los be­ne­fi­cios de es­te mé­to­do Cons­tan­za se­ña­la que “tie­ne mu­chos y va­ria­dos be­ne­fi­cios, tan­to fí­si­cos co­mo men­ta­les, van des­de me­jo­rar el tono mus­cu­lar, la mo­vi­li­dad, dis­mi­nu­ción del es­trés, ali­viar mi­gra­ñas, in­som­nios, has­ta me­jo­rar la di­ges­tión, cir­cu­la­ción ve­no­sa a ener­gía se­xual, es muy muy va­ria­do de­pen­de que ne­ce­si­ta ca­da uno es el be­ne­fi­cio ob­te­ni­do”.

La an­ti­gim­na­sia se en­mar­ca en el te­rreno de la pre­ven­ción, a pe­sar de lo cual, es­te tra­ba­jo tie­ne con­si­de­ra­bles efec­tos te­ra­peú­ti­cos, en par­ti­cu­lar, cuan­do la ma­yor par­te de nues­tros ma­les se de­ben a un ex­ce­so de ten­sión mus­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.