¡De­ten­ción ciu­da­da­na ter­mi­nó con un muer­to!

Cristián Es­pi­no­za (38) fa­lle­ció tras ser ama­rra­do por pa­sa­je­ros que lo acu­sa­ron del ro­bo de un celu en el Tran­san­tia­go

La Cuarta - - CRÓNICA - www. la cu ar ta.com JO­SÉ AMI­GO @jo­c_­friend

Cristián Es­pi­no­za Ór­be­nes se subió en la no­che del vier­nes a una mi­cro del Tran­san­tia­go, se­gún los po­lis, con el fin de en­con­trar en el bol­si­llo ajeno al­gún ac­ce­so­rio que le pu­die­se ser­vir. Ja­más se ima­gi­nó que se­ría su úl­ti­mo ro­bo.

En ple­na es­qui­na de San Jo­sé de la Es­tre­lla con Co­lom­bia, co­mu­na de La Flo­ri­da, un bus abría sus puer­tas pa­ra de­jar ba­jar a al­guien. De re­pen­te, el ala­ri­do de una mu­jer pi­dien­do au­xi­lio lla­mó la aten­ción del res­to del los usua­rios. A una mu­jer le ha­bían ro­ba­do el ce­lu­lar.

Va­rios pa­sa­je­ros con­cu­rrie­ron al lla­ma­do. Fue así co­mo lo­gra­ron la de­ten­ción de Cristián Es­pi­no­za Ór­be­nes, de 38 años, que con­ta­ba con an­te­ce­den­tes por por­te ile­gal de ar­mas y ro­bo.

La tur­ba, su­pues­ta­men­te, ha­bría re­du­ci­do al de­lin­cuen­te, ama­rrán­do­le los pies con los cordones de sus za­pa­ti­llas. Lue­go es­pe­ra­ron la lle­ga­da de Ca­ra­bi­ne­ros. “Ha­bría si­do gol­pea­do, pe­ro eso es ma­te­ria de la in­ves­ti­ga­ción”, afir­mó el ca­pi­tán Rod­ney Ma­rín, de la Pre­fec­tu­ra Cor­di­lle­ra de Ca­ra­bi­ne­ros. Has­ta ahí, una de­ten­ción ciu­da­da­na más.

LAS DU­DAS

Cristián Es­pi­no­za fa­lle­ció con pos­te­rio­ri­dad y to­da­vía se man­tie­ne cier­ta du­da res­pec­to a la ra­zón de su muer­te.

“La Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios de la PDI se­ña­la que es­ta per­so­na no tie­ne le­sio­nes ex­ter­nas, frac­tu­ras ex­ter­nas cor­po­ra­les que pu­die­ran in­di­car par­ti­ci­pa­ción de ter­ce­ras per­so­nas”, co­men­tó la fis­cal Pa­tri­cia Vi­lla­blan­ca, de la Fis­ca­lía Me­tro­po­li­ta­na Orien­te.

“Hay una re­ten­ción por par­te de ci­vi­les que, en prin­ci­pio, se ajus­ta­ría al mar­co le­gal”, agre­gó. Y ex­pli­có que con­ta­ba con po­si­bles pro­ble­mas de sa­lud.

“El in­di­vi­duo ten­dría pro­ble­mas, apa­ren­te­men­te, res­pi­ra­to­rios y, ade­más, al­gún con­su­mo pro­ble­má­ti­co de al­cohol o de dro­gas. To­do es­to tam­bién in­flu­yó en la cau­sa de muer­te”, ce­rró la fis­cal, que ha­bló de “de­ten­ción ciu­da­da­na” y no de “lin­cha­mien­to”, co­mo al­gu­nos usua­rios re­cla­ma­ban en las re­des so­cia­les.

“El in­di­vi­duo ten­dría con­su­mo pro­ble­má­ti­co de al­cohol o dro­gas, lo que in­flu­yó en su muer­te”, ase­gu­ró la fis­cal.

“El Es­plin­ter”

Así lla­ma­ban a Cristián Es­pi­no­za sus ami­gos de la ba­rra del Co­lo, equi­po del que era un fer­vien­te hin­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.