¿CÓ­MO abri­gar a los pe­ques en in­vierno?

La Cuarta - - VIDA SANA -

Se­gún Xi­me­na Mor­lans es bueno uti­li­zar go­rros ti­po “pa­sa­mon­ta­ña” o cue­llos que per­mi­tan ta­par el ho­ci y la ca­llu­lla, es­to de­bi­do a que el frío afec­ta las mu­co­sas que pro­te­gen esas zo­nas de los mi­cro­or­ga­nis­mos y ha­ce que sea más fá­cil el con­ta­gio de en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias. A su vez, el ta­par­se la ña­ta con es­te ti­po de abri­gos ejer­ce de ba­rre­ra en ca­so de es­tar cer­ca de una per­so­na en­fer­ma.

Cuan­do lle­ga el frío, una de las pre­gun­tas más fre­cuen­tes de los pa­dres con ni­ños pe­que­ños es cuán­ta ro­pa de­ben po­ner­les a los chi­co­cos o si es­tos ne­ce­si­tan más abri­go que los adul­tos. In­clu­si­ve, mu­chas ve­ces ve­mos a las gua­guas más tie­sas que un moai, con tan­ta chom­ba que tie­nen en­ci­ma.

Xi­me­na Mor­lans, mé­di­co fa­mi­liar del Ser­vi­cio de Sa­lud Me­tro­po­li­tano Cen­tral, sos­tie­ne que “no hay

• Los pe­que­ñi­tos tie­nen muy po­ca gra­sa, por lo que su sis­te­ma de ter­mo­rre­gu­la­ción no fun­cio­na de­ma­sia­do bien.

• A eso se su­ma que no ca­mi­nan, no se mue­ven y, por ello, no ge­ne­ran ca­lor con el mo­vi­mien­to co­mo sí lo ha­cen los adul­tos o los ni­ños que ya ca­mi­nan o ga­tean.

• Sin em­bar­go, pe­se a que hay que abri­gar­lo, no de­be­mos pa­sar­nos.

• Lo re­co­men­da­ble es que lle­ven una ca­pa más que no­so­tros.

• Con las tem­pe­ra­tu­ras ac­tua­les, un body, una ca­mi­se­ta y una cha­que­ta son su­fi­cien­tes pa­ra abri­gar a un be­bé.

• Si no­so­tros lle­va­mos una bu­fan­da e in­clu­so un go­rro que nos ta­pe tam­bién las ore­jas, se lo po­ne­mos tam­bién al be­bé.

• Es útil a es­ta edad uti­li­zar los fu­la­res o por­ta­be­bés er­go­nó­mi­cos (Mei Tai) pa­ra sa­lir, pues ayu­dan al be­be a ter­mo­re­gu­lar gra­cias al ca­lor que le trans­mi­te el adul­to que lo car­ga. una re­ce­ta úni­ca de có­mo abri­gar a los ni­ños, pe­ro lo que sí es­tá cla­rí­si­mo es que no hay que so­bre abri­gar­los ni tam­po­co ex­po­ner­los a cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra”.

La es­pe­cia­lis­ta nos en­tre­ga al­gu­nas pa­pi­tas que nos ayu­da­rán a ca­char có­mo de­be­mos abri­gar a nues­tros re­ga­lo­nes y así pre­ve­nir de una los acha­ques tí­pi­cos del in­vierno. ¿Sa­le us­ted a la ca­lle en in­vierno ves­ti­do co­mo si fue­ra a prac­ti­car es­quí? En­ton­ces, ¿por qué ha­cer­le pa­sar ese tra­go amar­go a su hi­jo? El ter­mos­ta­to de los pe­que­ños es igual que el nues­tro: sien­ten el ca­lor o el frío con la mis­ma in­ten­si­dad que no­so­tros. “Lo que siem­pre re­co­mien­do a los pa­dres es que uti­li­cen el sen­ti­do co­mún”, apun­ta la doc­to­ra del Ser­vi­cio de Sa­lud Me­tro­po­li­tano Cen­tral. Ade­más, se­ña­la que “por re­gla ge­ne­ral, los ni­ños no son más sen­si­bles al frío que los adul­tos. Más bien al con­tra­rio: tien­den a ser más ac­ti­vos. Co­rren más, sal­tan más y eso les fa­ci­li­ta el he­cho de en­trar en ca­lor”. ¿Que es más efec­ti­vo con­tra el frío: un pe­sa­do y grue­so cha­le­co o una ca­mi­se­ta de­ba­jo su­per­po­nien­do prendas? Es­co­ja lo se­gun­do. “En cli­mas muy fríos, lo me­jor es uti­li­zar dis­tin­tas ca­pas de ro­pa, aun­que sean ca­pas li­via­nas”, di­ce la es­pe­cia­lis­ta. Pa’ la doc, “en­tre una pren­da y otra se crea una mí­ni­ma pe­lí­cu­la de ai­re que tie­ne un ca­rác­ter ais­lan­te”. Pa­ra que les pon­ga ojo a es­tos ac­ce­so­rios, el sis­te­ma de ca­pas per­mi­ti­rá al ni­ño ir adap­tan­do su gra­do de abri­go en fun­ción de la tem­pe­ra­tu­ra del lu­gar ce­rra­do don­de se en­cuen­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.