IM­POR­TAN­CIA DE LA VEN­TI­LA­CIÓN

La Cuarta - - VIDA SANA -

• La ven­ti­la­ción en es­pa­cios ce­rra­dos es siem­pre un as­pec­to cla­ve y muy im­por­tan­te. Aun­que no lo pa­rez­ca, la ca­li­dad del ai­re en el do­mi­ci­lio siem­pre va a ser peor que en el ex­te­rior por con­tar con po­ca o nu­la ven­ti­la­ción: pue­de lle­gar a ser 3 a 10 ve­ces más no­ci­va que la que se da en el ex­te­rior.

• No hay que ol­vi­dar que mu­chos mo­de­los eléc­tri­cos fun­cio­nan ha­cien­do cir­cu­lar el ai­re. Si es­te es­tá con pol­vo y áca­ros, en­ton­ces la mis­ma ca­le­fac­ción los dis­per­sa en lu­gar de sa­car­los de las ha­bi­ta­cio­nes.

• La re­co­men­da­ción es que, to­dos los días en la ma­ña­na, la ca­sa de­be­ría ven­ti­lar­se por al me­nos 10 mi­nu­tos se­gui­dos, abrien­do las ven­ta­nas. Ese tiem­po de­be­ría ser su­fi­cien­te pa­ra re­cam­biar el ai­re vi­cia­do del in­te­rior, ade­más de un co­rrec­to as­pi­ra­do y lim­pia­do con pa­ños hú­me­dos pa­ra eli­mi­nar el pol­vo.

• Se re­co­mien­da ven­ti­lar de for­ma par­cia­li­za­da y en los mo­men­tos en que las per­so­nas no es­tén pre­sen­tes pa­ra no ex­po­ner­se al frío, por ejem­plo: ven­ti­lar co­ci­na y li­ving-co­me­dor mien­tras se le­van­tan y es­tán en ba­ño y ha­bi­ta­cio­nes, y vi­ce­ver­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.