Dra­ma con po­lo­la que le ad­mi­nis­tra py­me del amor

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA - Sus con­sul­tas y dra­mas de ti­po amo­ro­so y de ca­che­teo, las en­vía a: doc­tor­ca­rino@la­cuar­ta.cl

Doc­tor:

An­da­ba mal de pla­ta y des­pués de ma­che­tear a fa­mi­lia­res y ami­gos, no tu­ve dón­de re­cu­rrir. Y co­mo soy en­ca­cha­do y jo­ven, me pu­se en ven­ta o me­jor... me es­toy al­qui­lan­do. Y ya ten­go mi mi­ni py­me del amor, en que el úni­co em­plea­do soy yo y me gano las bue­nas lu­cas.

Ti­ré mi cu­rrícu­lo ca­mu­fle­te por Fa­ce­book y al to­que me lle­ga­ron ami­gas, nos fui­mos di­rec­to al grano en el chat in­terno y sa­lie­ron ci­tas con gas­tos pa­ga­dos y pla­ta pa’l bol­si­llo. Me ge­ne­ro más de un pa­lo sen­ci­lli­to al mes y ni me gas­to. Só­lo de­bo cui­dar las ca­lu­gas y ves­tir bien. Me vi unas pe­lis vie­jas de Ri­chard Ge­re en que ha­cía de “Ame­ri­can Gi­go­lo” y an­do en eso.

Lo pen­ca es que me sa­lió una po­lo­la, una ca­bra muy be­lla, co­lom­bia­na, us­ted sa­be. Que­re­mos for­mar una fa­mi­lia y to­do eso. Es­ta­ba me­dia ca­chu­da con lo que ha­cía en mi tiem­po li­bre y le sol­té la fir­me. Llo­ró su res­to y des­pués de eso me di­jo que era mi vi­da, pe­ro que ella co­mo la mu­jer ofi­cial mía me iba a ad­mi­nis­trar y cui­dar pa­ra que, apar­te de la pe­ga, me ha­ga los po­lo­los de sexo con las vie­ju­jas que se atien­den con­mi­go.

Pe­ro ca­cho que no es así co­mo de­be­mos par­tir nues­tra vi­da jun­tos, ¿no cree?

Ju­lian­ci­to:

Hu­bo otros gan­chi­tos que me en­via­ron car­tas pa­re­ci­das a la su­ya, pe­ro es­ta me de­ja cu­ra­do de es­pan­to. Le voy a dar una so­la de­fi­ni­ción de su per­so­na: us­ted es un ali­tas cor­tas, un pu­ti­to que se ven­de a la me­jor pos­tora. No en­tien­do có­mo ca­bros jó­ve­nes se de­di­can al me­re­cum­bé con ta­xí­me­tro. Creo en que el ca­che­teo es ama­teur, no ren­ta­do. Cla­ro, hay ex­cep­cio­nes en per­so­nas que gol­pea­das por la vi­da en ex­tre­mo no tie­nen más vuel­ta que en­tre­gar la car­ne por pe­sos.

Lo pen­ca es, co­mo le di­je, que us­ted es jo­ven y pue­de desem­pe­ñar­se en mu­chas pe­gas dig­nas, pe­ro to­mó el ca­mino fá­cil. Y lo más cor­ne­ta, oi­ga, es que al ha­llar el amor se to­pó con una ca­fio­la, una al­cahue­ta de pri­me­ra ca­te­go­ría. Cla­ro, es­tá jun­tan­do lu­cas pa­ra su fu­tu­ro ho­gar con la bellz co­lom­bia­na, pe­ro so­bre qué ba­ses lo van a le­van­tar.

Cla­ro, en una de esas, la no­via se le abre más el ape­ti­to y le pro­po­ne un ha­rem pa­ra al­qui­lar y ahí ella en­tra­ría a cor­tar­la a cin­cel, con un ha­to de pu­ti­llos, un lí­der y ella pu­ro tim­bran­do. Pa­ra re­ca­chas, se fir­ma Ju­lián, co­mo

Ju­lian Key, el per­so­na­je de Ri­chard Ge­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.